Una película argentina rinde un homenaje a Manuel de Falla e indaga sobre su exilio

  • Castiñeira estrenó ayer una obra dedicada a quien considera uno de los mejores músicos del XX

El realizador argentino José Luis Castiñeira de Dios estrenó ayer en Buenos Aires su ópera prima Manuel de Falla. Músico entre dos mundos, que pretende ser un homenaje a quien considera uno de los mejores músicos del siglo XX y una reflexión sobre el fenómeno de la creación.

El filme se centra en uno de los períodos más desconocidos de la biografía de Manuel de Falla Manuel y Matheu (Cádiz, 1876-Alta Gracia, 1946), quien tras la Guerra Civil española, en 1939, se exilió en Argentina y se instaló en esta localidad cordobesa, ubicada a unos 700 kilómetros de Buenos Aires.

Castiñeira se sintió atraído por el "extrañamiento cultural" de un hombre que tuvo que dejar su tierra para seguir componiendo en otra que le era ajena, por "su interés por la tradición popular como fuente de inspiración, y por esa pasión por la escritura y la creación que practicó hasta los últimos días de su vida", explicó ayer en una entrevista a Efe.

El propósito del director es "poder reconocer en Manuel de Falla a todos los artistas que ponen su vida a disposición de la causa de la creación, a través de la que quieren explicar el mundo", afirmó. El principio que le llevó a reflexionar acerca de este fenómeno fue "el abismo y la aparente contradicción" entre la vida y la obra del músico.

Para Castiñeira, es "sorprendente" que un hombre de "una religiosidad extrema, a veces rayana en la exageración, de carácter hipocondriaco, y a quien nunca se le conoció pareja ni amores" fuera capaz de escribir "una obra tan pasional y llena de emoción".

El filme está protagonizado por un periodista, encarnado por Luis Luque, que busca reconstruir los últimos años de la vida de Falla, y una investigadora, a la que da vida Mónica Galán, que indaga sobre el rol que jugó el compositor entre republicanos y franquistas en la Guerra Civil española.

Las respuestas a sus preguntas se encuentran en la obra de Falla, por eso Castiñeira prefirió que ningún actor lo encarnara y optó por mantener su presencia constante a través de su música, que adquiere un rol protagonista en un filme que tiene mucho de musical.

El director está satisfecho con el resultado, aunque confiesa que ha sido "una experiencia muy laboriosa, extremadamente larga y compleja", en la que ha trabajado durante los últimos tres años.

La película, que se presentó en una función especial en Alta Gracia, ha participado en los festivales españoles de Valladolid y Argencine de Madrid; en el Cinesul de Río de Janeiro o el Festival de Bahía, (norte de Brasil).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios