"Aunque nos pese, hay muy pocas realizadoras"

  • Laura Sipán exhibe 'El talento de las moscas' en el ciclo 'Mirando Nosotras'

Antoine de Saint-Exupéry, el conocido autor de El Principito, desapareció en un vuelo de reconocimiento durante la II Guerra Mundial. Sin embargo, en el cortometraje realizado por Laura Sipán, el escritor cae en el jardín de una mujer de la que posteriormente se enamora. A partir de ahí, todo es posible. Este es el punto de partida de El talento de las moscas, uno de los trabajos que se exhibieron ayer en la sección Mirando Nosotras, que toma su nombre del festival que desde una perspectiva de género se viene celebrando en Granada desde el pasado 7 de abril y que está organizado por la Asamblea de Mujeres y la Diputación de Granada.

Rodado en formato cinematográfico y en el sugerente el marco del desierto de Los Monegros (provincia de Huesca), es el primer corto de ficción de la realizadora que se inició en este ámbito tras estudiar fotografía cinematográfica. "Había trabajado en largomentrajes y en muchos cortos pero nunca había dirigido una historia mía. El pasado verano me fui a Cuba a estudiar guión y ahora quiero apostar más por la parte de la dirección", explica Laura Sipán.

Una apuesta meditada, ya que "el cine, aunque nos pese, sigue siendo un espacio menos complicado para el hombre que para la mujer", considera la realizadora. Y lo asegura desde su experiencia personal en largomentrajes. Sin embargo, reconoce que "poco a poco se va abriendo"; más aún si se tiene en cuenta que "hace unos años apenas había realizadoras de cortometrajes". Precisamente Mirando Nosotras denuncia la mirada 'impuesta' a la mujer, buscando el discurso femenino y ofreciendo una mirada propia, subversiva y diferente de hacer cine. Pero, sin duda, es sobre todo una oportunidad para valorar las aportaciones de las mujeres, tanto en la creación cinematográfica como en su producción, difusión y exhibición.

"Me parece importante contar con espacios de este tipo porque creo que realmente hay diferencias de sensibilidad pero a nivel humano, no de género, ya que también hay muchos cortos de mujeres que podrían ser de hombres", afirma Sipán. Es el caso, según considera, de trabajos como Alumbramiento, un corto de Eduardo Chapero-Jackson que se proyecta hoy en el Certmaen Internacial (sección Acción Real). En su caso personal, según valora, se nota en "la delicaleza". Así, explica que al público que ha tenido la ocasión de visualizar El talento de las moscas "le llama la atención la elegancia y el erotismo" con que está grabada una secuencia de sexo: "Me dicen que se nota que hay una mujer detrás de la cámara".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios