"La poesía es una de las pocas cosas que son capaces de librarnos del olvido"

  • El autor granadino presenta su nuevo libro, una obra en la que hace una reflexión sobre el paso del tiempo y el mundo de los sueños, al tiempo que aparece una selección de obras suyas en inglés

La lucha contra el olvido y su tiempo con el arma de la poesía. Ése es el significado rotundo, final y vigoroso del último trabajo del poeta Pedro Enríquez, Liturgia del olvido, que fue presentado ayer en el Colegio Mayor Bartolomé y Santiago por el catedrático de Literatura Pedro López y recitado por la actriz Yolanda López. Liturgia del olvido, un extenso libro con 75 poemas editado por Mirto Academia, es una reflexión sobre la soledad, el paso del tiempo y el mundo de los sueños a través de los ojos, la mirada y la reflexión de Enríquez, un poeta que, además, ha visto cómo una selección de poemas suyos, bajo el título Ese filo, acaba de ver la luz en inglés.

-¿Por qué el título de 'Liturgia del olvido'?

-En la obra hay unas citas que son una pista sobre lo que es el libro. Una es un verso de Luis Cernuda que dice: "Allí, donde habite el olvido". La otra es de Mario Benedetti que señala que "el olvido está lleno de memoria". Liturgia del olvido trata de todo lo que rodea al hombre, desde el tiempo, las escenas de la vida cotidiana, la actitud ante el amor, el recuerdo de los sueños, los viajes de la imaginación hasta todas aquellas pequeñas cosas que nos rodean y se nos escapan de nosotros mismos. Es como si, a través de la propia escritura, se quisiera detener el tiempo porque el escritor utiliza las palabras para exorcizar el olvido. La poesía es una de las pocas cosas que son capaces de librarnos del lenguaje del olvido.

-Una parte del libro está integrada exclusivamente por poemas dedicados a diferentes personas...

-Sí. Se trata de poemas dedicados a las personas que en un momento dado han formado parte de mi vida. Yo quería que quedase constancia de esa misma, que la palabra sea un testimonio vivo de esa amistad.

-Es un libro bastante extenso... ¿Cuánto tiempo ha dedicado a escribirlo?

-Éste es un libro en el que aparecen poemas escritos hace mucho tiempo y que han ido formando parte de ese arca en la que han estado guardados y de la que de vez en cuando aparecía y desaparecía la mano que volvía a ellos para corregirlos. Luego hay otros poemas que están escritos hace muy poco tiempo, prácticamente cuando se imprimía el libro.

-¿Cuáles son los principales temas que aborda?

-Pues van desde las escenas cotidianas que nos sorprenden y que es necesario no dejar que se pierdan, porque si no se escriben desaparecen, hasta los poemas inspirados en sueños muy vivos que en un momento dado me llegaban a mí cada mañana de manera misteriosa y que, aun despierto, parecía que los estaba viviendo. Todavía hoy sigo recordándolos con total nitidez. Para mí, era necesario dejar constancia de esa experiencia a través de la poesía. Tan es así, que conocí la Rosa de Jericó en un sueño antes de saber que existía realmente. De eso hablo en el poema Todos los sueños encierran un misterio. Fue algo que me sorprendió.

-¿Por qué tienen los sueños tanta importancia para usted?

-Tanto la poesía como los sueños tienen un lado muy importante de misterio. Se encuentran como si fuesen desconocidos, pero sin tiempo por detrás y con una eternidad por delante.

-Siempre se dice que los sueños resultan absurdos para los demás, que una vez que se cuentan, pierden su sentido porque no tienen una narración lógica...

-Es porque cuando se intentan explicar con prosa pierden parte de su fuerza porque es muy difícil explicar un mundo onírico cargado de imágenes sin sentido. Pero tienen todo su sentido a través de la poesía, porque en la poesía, la imagen es uno de sus elementos principales. No para explicarlo, pero sí para narrar un sueño hay que manejar el mundo poético, puesto que es capaz de inventar un nuevo lenguaje a partir de dos palabras que se unen y que parecen crear una nueva. Los sueños y la poesía se acercan y se abrazan y parece que utilizan un mismo lenguaje. En el sueño, es la imagen visual. En la poesía, es la imagen con la palabra.

-Acaba de ser publicado 'Ese filo', una selección de poemas suyos en inglés. ¿Qué se siente al ver la poesía propia en otro idioma?

-Yo tengo dos sensaciones. Una es la satisfacción de que la poesía propia pueda ser leída por personas que utilizan otro idioma. Por otro lado es la eterna pregunta de si la traducción ha reflejado realmente que quise decir o si se trata de una nueva creación. Ese filo es una selección de poemas que se realizó el pasado noviembre, cuando recibí la invitación de varias Universidades norteamericanas para realizar lecturas. Estuve en la Universidad de Cincinatti, en la de Ohio, en la Columbia de Nueva York y en el Boricua College. Para mí fue una experiencia muy importante por la posibilidad que tuve de que accediera a mi poesía gente que sólo conoce el inglés. En la Universidad de Cincinatti incluso se había llegado a estudiar mi obra y analizar posibles interpretaciones. Esas lecturas me enseñaron a comprender partes inconscientes de algunos poemas míos. Fue algo muy interesante para mí poder leer mis poemas tanto en castellano como en inglés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios