La polémica de las facturas agiliza el final de la Fundación Saramago

  • Pilar del Río aún no ha obtenido respuesta a la carta que mandó a Castril pidiendo el cambio de nombre del centro granadino · Piden que la Diputación se excuse

Comentarios 1

Dicen que dos no se pelean si uno no quiere pero "la pasividad" del Ayuntamiento de Castril en la polémica por el nombre de la Fundación Saramago no hace más que acrecentar la disputa. Hace más de una semana la viuda del escritor, Pilar del Río, pidió en una carta que se iniciaran los trámites para cambiar de nombre la Fundación granadina ya que creaba confusión con la que ellos consideran la "única Fundación Saramago": la de Lisboa. Hasta ahora, la misiva no ha tenido respuesta. Para los patronos del centro de Castril la carta no es trámite suficiente. Para los de la institución lusa, bastaría "un simple acto de voluntad".

El hermano de Pilar del Río y miembro del Patronato de la Fundación en Portugal, Jesús del Río, no ve mayor problema: "Sólo hay una Fundación Saramago y no puede haber mezcla entre una y otra". Cree que una reunión entre el Ayuntamiento de Castril, la Diputación y la Universidad -los patronos- bastaría para "cambiar la denominación" como bastó para crearla. Del Río piensa que "dado que ésta es una fundación de carácter local y muy centrada en temas de Castril, el nombre en definitiva es lo de menos. Lo importante es la actividad que va a desarrollar" y si sigue fomentando actividades de empleo y formación "que le pongan el nombre que quieran".

La Fundación Saramago se constituyó en Castril en 2004 con el visto bueno de Pilar del Río. "Hace tiempo que mi hermana Pilar reconoció que se equivocó. El propio José Saramago no quería que hubiera más de una fundación con su nombre", explica Jesús del Río. Sin embargo, reconoce que si accedió en su día fue porque llevar el nombre del escritor facilitaba el "conseguir más subvenciones de las administraciones".

Aunque la familia del escritor llevaba tiempo pensando en solucionar la confusión entre las dos fundaciones, las declaraciones de un "alto responsable de la Diputación" sobre unas facturas pendientes en la Fundación Saramago de Castril no han hecho más que agilizar la 'ruptura'. Este "alto responsable" hablaba de "unas facturas pendientes de 9.000 euros sobre un presunto banquete de bodas de José Saramago en Castril" pero Jesús del Río recuerda que "jamás organizaron ni celebraron ningún banquete de bodas en Castril".

El hermano de la viuda de Saramago explica que "después de esta última polémica ahora para colmo la fundación se ha utilizado para las controversias entre unos gestores y otros y entonces es ya cuando carece de sentido. Nos han dado toda la razón para plantear que efectivamente hay que cambiar el nombre", ya que consideran que este tipo de "declaraciones inciertas" generan "un daño en la imagen de José Saramago".

Pilar del Río pedía no sólo el cambio de nombre del centro granadino sino también su baja como vocal del Patronato. "Mi hermana Pilar está ahora mismo centrada en la Fundación de Lisboa, presidiendo una fundación de carácter internacional, con un proyecto y un horizonte de trabajo muy grande en Portugal... No tiene tiempo para polémicas".

No obstante, Jesús del Río explica que esperaban una respuesta, "aunque fuera alguna llamada telefónica". Para ellos, la solución es que el Patronato de la Fundación de Castril "entienda" lo del cambio de nombre. Respecto al malestar de la familia por las "noticias falsas" difundidas por un alto cargo de la Diputación, "deberían excusarse. Nos hubiera gustado un poco más de sensibilidad porque no queremos que el centro se utilice como un tema de pelea política".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios