Todos los mundos posibles de Antonio Moscoso en un homenaje en Gran Capitán

  • Una exposición antológica muestra 69 obras conocidas y un centenar inéditas del artista

El legado de Antonio Moscoso se muestra en la antológica que abrió ayer sus puertas en Gran Capitán con el título de Antonio Moscoso. Espíritu, obra y modernidad: todos los mundos posibles. En la exposición el público podrá ver una selección retrospectiva que muestra 69 obras conocidas del artista que supo captar como nadie las luces urbanas de Granada, París, Nueva York o Venecia, pero también una proyección con más de un centenar de obras inéditas. Como era imposible ubicarlas todas en Gran Capitán se ha hecho una proyección junto a la muestra representativa que abarca desde 1973 a 2006.

Si algo caracteriza al pintor es su idea de modernidad, una tendencia que junto a otro grupo de artistas trató de apartarse del tradicionalismo imperante de la Granada artística de los sesenta, y que se puede ver a lo largo del recorrido, que se ha encargado de dirigir su amigo Ignacio Antonio.

En las ciudades de Moscoso, en sus figuras, se diluían los contornos de la realidad acercándose a la abstracción. Sus obras sugieren más que cuentan, con una utilización del color muy acertada.

Pintó atardeceres de París, rascacielos de Nueva York, pintó colores de Venecia, saxos, mares. Al Albaicín más profundo, norias, puertos, bodegones abstractos. Ventanas y barcos. Pintó jazz y antenas y bandejas japonesas. Era un innovador por naturaleza, enamorado de todas las luces urbanas y también, aunque es menos conocido, un estudioso de la figura femenina.

Ignacio Antonio destacó durante la presentación de los actos de homenaje al artista su "tremenda humanidad y modestia personal". Como pintor, "es una de las grandes firmas de la pintura en España". Tenía un ideal de pintura amplísimo con influencias de Villon, Braque, Staël, Kokoscka, Cossio, Rivera, Clavè o Tapies.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios