"Los premios son satisfacción, pero también responsabilidad"

  • El barítono granadino obtiene el primer premio del Concurso Permanente de Canto de Juventudes Musicales de España en su trigésima edición

Con apenas 22 años se presenta como una gran revelación al ganar uno de los concursos más prestigiosos de canto. La voz de Pablo Gálvez es fresca y extraordinariamente preparada a nivel técnico, con un timbre muy aterciopelado en sus armónicos graves y de enorme ligereza en su registro más agudo. Su gusto por el fraseo y su buena línea de canto, siempre puesta al servicio del texto, hacen de este joven cantante una de las voces más redondas del panorama nacional, algo a lo que acompañan su elegancia y su presencia escénica.

-¿Qué se siente al haber ganado el Primer Premio del Concurso Permanente de Juventudes Musicales de España?

-Al principio me costó reaccionar. Cuando el segundo premio quedó vacante, pensé que ya no había posibilidad de ganar. Ahora, una vez asimilado, me siento muy feliz y orgulloso de mí mismo, de mi trabajo.

-Sólo había dos premios para la categoría de canto, por lo que ha sido ganador absoluto. ¿Cómo era la competencia?

-Se presentaban trece participantes de distintos puntos de España, entre los que sólo éramos tres chicos. El concurso se desarrolló en dos vueltas. Siempre se ha dicho que en este tipo de concursos suelen destacar las voces más agudas, de tenor o soprano. De hecho, a la final sólo llegamos cuatro personas, y las otras tres voces eran dos sopranos y una mezzo. Además, de este concurso han salido algunas de las voces más destacadas del panorama nacional actual, como Isabel Rey, Ofelia Sala o Silvia Tro. Tan sólo en una ocasión se había concedido el primer premio a un barítono antes de mí, a David Menéndez.

-¿Cómo surgió la idea de presentarse al concurso?

-Bueno, en realidad no fue idea mía, sino de mi profesora, Coral Morales. Nos enteramos de la convocatoria gracias a Juventudes Musicales de Granada. Fue Coral Morales la que me animó, me insistió e incluso me presionó para que me presentase. De hecho, un día antes de que acabara el plazo todavía no estaba seguro de hacerlo.

-¿Cuáles eran los motivos que le frenaban para concursar?

-En primer lugar, la falta de tiempo. Estoy acabando la licenciatura de Farmacia, y el concurso me coincidía con la preparación de los exámenes trimestrales. Y en segundo lugar, éste ha sido mi primer concurso, y me asaltaban cierta inseguridad y miedo ante la expectativa de ponerse frente a un jurado tan exigente.

-¿Fue difícil la preparación vocal y del repertorio del concurso?

-Yo me lo planteé no tanto como una competición para optar al premio, sino como una meta que superar. Llevaba como repertorio obligado el aria Arm, arm ye brave!, de Judas Macabeo de Haendel y el lied de Schumann Im wunderschönen Monat Mai. Además, tenía que preparar un repertorio de cuarenta y cinco minutos que representase las distintas épocas de la práctica operística. Durante el mes previo al concurso, trabajé diariamente técnica vocal con Coral, y repertorio con Francisco Comino y con el pianista Miguel Ángel López Fernández-Vivas, que me acompañó en el concurso. ¡Llegó un momento en que soñaba con el repertorio!

-Y finalmente, llegó a Bilbao y triunfó. ¿En qué consiste exactamente el premio?

-El premio supone una gira de conciertos, principalmente por España, por un valor mínimo de 6000 euros y un diploma acreditativo. A partir de ahora entraré a formar parte de la agenda de cantantes de Juventudes Musicales de España, con lo que la gira puede verse ampliada. En cualquier caso, el colofón de la gira será un concierto de galardonados, que se celebrará en Madrid con la Orquesta de Radiotelevisión Española. Además, tengo la posibilidad de grabar un disco comercial.

-¿Cuál ha sido su trayectoria como cantante? ¿Cómo fueron sus inicios?

-Empecé a cantar en el coro Sine Nomine, haciendo mi primera intervención como solista en el Requiem de José Pablo Serrano, director del coro. Posteriormente, comencé los estudios de canto con Coral Morales, con la que llevo trabajando tres años y medio. En este periodo he participado asiduamente en los conciertos de Juventudes Musicales de Granada, y he estado de gira por Alemania como solista en la Petitte Messe Solennelle de Rossini junto al Coro Manuel de Falla. También he viajado, invitado por Inocencio Arias, a Los Ángeles, donde intervine junto a la soprano Carmen Checa en dos recitales.

-Así que no tiene estudios reglados de canto, y al parecer no le han hecho falta...

-Como alumno y discípulo de Coral Morales he experimentado una evolución extraordinaria en este corto periodo de tiempo, por lo que no me planteo acudir a un conservatorio. Además de asistir con regularidad a sus clases, he realizado cursos con profesores como Ana Luisa Chova, Manuel Cid, Carlos Hacar y Ricardo Visus. Mi intención en un futuro es asistir a cursos de perfeccionamiento de técnica y estilo con cantantes de mi misma cuerda.

-¿Cómo cree que puede este premio influir en el futuro de su carrera?

-Hay que tener los pies en la tierra. Para mí, este premio es más un punto de partida que una meta. Eso sí, es una gran oportunidad que me obliga a exigirme más responsabilidad. A partir de ahora he de esforzarme más, tanto en mi trabajo diario como en los programas que presente en público. De momento, mi compromiso más inmediatos es la realización de la gira de conciertos .

-A nivel doméstico, ¿qué presencia tiene la música en su vida?

-Bueno, soy de gustos variados. Soy muy aficionado a la música vocal religiosa. De hecho, colecciono Requiems. Sin embargo, entre mis autores de ópera favoritos están Mozart y Donizzetti; son los que más he trabajado debido a mi timbre y cualidades vocales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios