Estrenos

La primera entrega de la trilogía 'Millenium' llega a las pantallas

  • La adaptación cinematográfica de 'Los hombres que no amaban a las mujeres', del escritor sueco Stieg Larsson, se estrena este viernes

Comentarios 1

Tras el éxito literario estaba claro que la trilogía Millenium llegaría a la gran pantalla y la primera parte ya está aquí. Lo más difícil, la elección de los actores, es probablemente el punto fuerte de una película que ha quedado descafeinada por una excesiva aligeración de la trama.

"Los hombres que no amaban a las mujeres" es el primero de los tres libros que el periodista sueco Stieg Larsson entregó a su editor en 2004, poco antes de morir de un infarto.

Larsson no pudo ver el fenómeno de sus libros, que en poco tiempo se convirtieron en un best-seller en los países nórdicos, éxito que se extendió a toda Europa y al resto del mundo.

Una historia que mezcla hábilmente corrupción, periodismo, asesinatos y relaciones personales y que desvela poco a poco los complicados rasgos de personalidad de Lisbeth Salander, una joven que ayuda en una investigación al periodista Mikael Blomkvist, con el que conforma una original y por momentos surrealista pareja protagonista.

Esa relación entre ambos y sus personalidades -con una acertada elección de los actores, los suecos Noomi Rapace y Michael Nyqvist- están bien volcadas en la gran pantalla en esta adaptación del primer libro de Larsson.

Y ello a pesar de la práctica desaparición de alguno de los personajes que rodean a la pareja protagonista en el libro, un peaje que hay que pagar al trasladar una densa historia literaria a una película que, aunque dura dos horas y media, no puede contener todo lo que Larsson imaginó para el comienzo de su trilogía.

Sin embargo, la trama principal de investigación, la razón por la que Lisbeth y Mikael se conocen, se cuenta a trompicones, con un inicio y desenlace a velocidad de vértigo y un desarrollo que se pierde en detalles insustanciales.

Independientemente de que las 672 páginas del libro permiten muchos más recovecos, la película adolece terriblemente de suspense, cuando la historia es principalmente la de la búsqueda de un o unos asesinos.

El director, Niels Arden Oplev, ha eliminado demasiados elementos de la historia y aunque técnicamente luce un alto nivel y los actores dan credibilidad a unos personajes a los que millones de lectores ya habían puesto cara, el resultado final es mediocre.

No obstante, seguramente los seguidores mundiales de esta saga literaria se convertirán en espectadores de su versión cinematográfica, como ha ocurrido en los países nórdicos, donde 1,5 millones de personas ya han visto la película.

Además, el director incluye hábilmente en el filme algunos trazos de la historia de Lisbeth, que es la absoluta protagonista del segundo libro, del que ya se está rodando su versión cinematográfica.

"Los hombres que no amaban a las mujeres" llega mañana a las pantallas españolas y la mayoría de las europeas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios