ciencia hoy

El principio de un Todo

  • Científicos del CERN anuncian datos esperanzadores sobre lo que podría ser el bosón de Higgs, la recién nacida partícula podría ayudar a comprender la estructura de nuestro universo

Bajo sus gafas traslúcidas y su sonrisa amable, el físico inglés Peters Higgs predijo hace 25 años la posible existencia de una partícula que ayudaría a comprender la estructura del Universo. Ayer, el físico lloraba emocionado al ver que sus deducciones están a punto de constatarse. Más de 3.000 científicos son los que han trabajado y trabajan en el avance científico que pudiera ser el más importante de las últimas décadas, y que posiblemente abrirá muchas puertas en el campo de la investigación en física.

La expectación por parte del mundo de la física y de los propios ciudadanos de a pie ha sido la máxima. En Granada, todos se disponían ayer en un grupo en el que imperaba el silencio y la complicidad para ver la conferencia retransmitida por la UGR, única universidad andaluza que ha prestado este servicio. Los aplausos sonaban por doquier cuando el CERN (Laboratorio Europeo de física de Partículas) iba mostrando en conexión directa con Ginebra sus resultados de los experimentos ATLAS y CMS, que buscan desde hace años de manera paralela pero independiente pruebas de la existencia del bosón de Higgs, la cual nos explicará por qué las partículas tienen masa.

Para alegría de la comunidad científica, que alababa con sus risas el ambiente, las conclusiones de los resultados es que los dos experimentos son compatibles entre sí.

Según Fernando Cornet, director del departamento de Física Teórica y del Cosmos de la UGR, el posible descubrimiento aún a constatar "supone entender la naturaleza por sí misma, sin una utilidad práctica a corto plazo". "A largo plazo no nos atrevemos a pronosticar qué utilidad para la vida cotidiana puede tener este descubrimiento, pero eso es habitual en ciencia básica. Por ejemplo, la persona que descubrió en su día la estructura del ADN predijo que nunca serviría para nada y actualmente ya sabemos lo que implica y significa la ingeniería genética en nuestra época", aseveró.

Cornet resaltó cómo con estos resultados es "imposible" no estar pletórico ya que "para la vida científica supone la culminación de un trabajo de más de 20 años por parte de un equipo multitudinario.

El proyecto del acelerador de partículas LHC se puso en marcha con la idea principal de encontrar el bosón de Higgs. "Eso a los científicos nos satisface", aseguró, ya que también "significa de alguna forma ratificar el conocimiento que tenemos de la teoría del modelo estándar, y al mismo tiempo supone un punto de partida para nuevas investigaciones".

El mecanismo es la forma más sencilla de entender la masa de las partículas elementales. Esto se hace suponiendo la existencia de un nuevo campo que llena todo el espacio y que cuando interacciona con las demás partículas dificulta su movimiento, es decir, les proporciona masa.

Ayer se descubrió una nueva partícula, sí, "aunque aún queda mucho trabajo por hacer", explicó Cornet. "Hay que averiguar si la partícula que hemos encontramos ayer es el bosón de Higgs o no lo es, de momento es compatible con que realmente sea el Bosón de Higgs, pero aún queda mucho trabajo por hacer para asegurase de que es así", apostilló el físico.

Este descubrimiento no cierra un capítulo de la física, sino que abre un campo de posibilidades que llevará mucho tiempo investigar y del que los investigadores podrán aprender muchísimo.

Los investigadores del estudio han coincidido en destacar la presencia de España en este proyecto a un nivel muy relevante. Una larga lista de empresas españolas han sido las que han participado en este trabajo así los ingenieros españoles harán un marcado retorno tecnológico. De hecho, los países que han colaborado en esta aventura son nada más y nada menos que 20, y algunas de las aplicaciones que ha dado este campo van intrínsecamente ligadas al mundo de la resonancia magnética nuclear, una nueva herramienta de tecnología de la información que se está utilizando para la secuenciación del genoma, la ingeniería de materiales, o el perfeccionamiento del tratamiento de tumores.

En Ginebra van a seguir recaudando datos hasta finales de año. Los resultados de ayer seguirán tomando consistencia, aunque habrá que esperar hasta 2015 para tener más información sobre las propiedades de la partícula.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios