JeaN CANAVAGGIO hispanista, especialista EN LA OBRA CERVANTINA

"El público no estaba preparado para entender el teatro de Cervantes"

  • Su biografía 'Cervantes' consiguió el prestigioso Premio Goncourt en 1986 Ha dirigido la traducción al francés de las obras en prosa del autor de El Quijote

Parece casi mentira que existan tantas lagunas sobre la vida de Don Miguel de Cervantes, uno de los autores más conocidos del mundo, inventor de la novela moderna con Don Quijote de la Mancha, leído en todos los idiomas y este año un poquito más presente en nuestras vidas con la celebración del cuarto centenario de su muerte, prácticamente en la miseria, en su casa de la calle del León en Madrid. Sus palabras: La libertad, Sancho, es uno de los más preciados dones que a los hombres dieron los cielos. Con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida han sido millones de veces recitadas, impresas, traducidas. Y es que las palabras de Don Miguel y sus mensajes, consejos y advertencias son tan claros como oscura y envuelta en misterios fue su vida. El hispanista Jean Canavaggio (París, 1936), uno de los mayores especialistas a nivel internacional en la obra cervantina, aclara algunas de las facetas menos conocidas del mítico autor de Don Quijote.

-¿Por qué Cervantes no conseguía estrenar sus obras de teatro?

-El público no estaba preparado para su concepto de teatro. Su concepto era demasiado literario, estaba muy preocupado por problemas de escenografía que finalmente eran más bien cosas de cómicos. Después de su viaje a Andalucía estuvo más de 10 años sin escribir obras, y cuando quiso recomenzar digamos que 'ya no había pájaros en los nidos de antaño'.

-El tema de sus hijos es complicado y podríamos decir que continúa envuelto en misterio. ¿Era realmente Isabel hija suya y de su esposa Catalina o era la hija de su hermana y él afirmaba que era suya para salvar el honor de su hermana que no estaba casada?

-El que fuera hija de su hermana fue una hipótesis que ruló durante un tiempo pero no parece demasiado creíble. Ella misma, Isabel, afirmó que era hija de Miguel de Cervantes, y lo hizo muchos años después, cuando ya era mayor. Las relaciones que mantiene con Miguel son verdaderas relaciones de padre a hija. Muchas veces conflictivas pero de padre a hija. Esta hipótesis surge cuando Isabel comenzó a servir como criada.

-¿Y qué opina de Promontorio, que aparece en su Viaje al Parnaso, era hijo de Miguel de Cervantes o un personaje imaginario o, quizás, el hijo que nunca tuvo y siempre deseó tener?

-No creo en esa hipótesis. En Viaje al Parnaso habla de Promontorio de una forma más bien metafórica. No contamos con datos que nos permitan afirmar que tenía un hijo en Nápoles que se llamara Promontorio. Es más posible que a Miguel de Cervantes le hubiera gustado tener a ese hijo, pero que en realidad no lo tuvo.

-¿Cervantes estuvo realmente en Granada capital? Me refiero a la capital, no a la provincia.

-Él estuvo aquí en una época cobrando impuestos atrasados. Después de las comisiones de Sevilla, recorre todo el Reino de Granada en busca de atrasos de impuestos hasta que lo acusan de quedarse con parte del dinero, cosa que no es verdad y acaba en la cárcel de Sevilla. Es un momento importante para él, que le permite pensar en su obra literaria.

-¿Por qué si trabajó en esa época como recaudador de impuestos y tenía un sueldo suponemos que fijo o de alguna manera estable, hay tantas referencias a sus problemas económicos y a que nunca tenía dinero?

-Porque necesitaba vivir, estaba buscando comisiones y las sevillanas ya no tenían razón de ser porque ya no había nada de lo que abastecerse. Él estaba siempre a la espera de una oportunidad que se le pudiera ofrecer para ganar dinero.

-¿Ese rumor de que Cervantes jugaba y gastaba mucho dinero en el juego?

-Es algo que circula. En su obra, desde luego, aparecen tahúres y se le nota interés por estos personajes y por el mundo que los rodea pero eso no quiere decir ni muchísimo menos que él fuera jugador. Y menos cuando estamos hablando de un literato que vuelca en su obra lo que le apetece. Pienso que es un rumor más que hay sobre su figura.

-¿Como el de su posible homosexualidad?

-Esto realmente es una citación digamos encubierta que le hacen cuando él está en Argel. Hablan de cosas feas de él, inventan, lo tachan de tener relaciones homosexuales porque el rey de Argel era homosexual pero no hay ningún tipo de prueba.

-De hecho, las parejas literarias de sus obras como Sancho y Quijote, Rinconete y Cortadillo y también Cipión y Berganza de El coloquio de los Perros son ejemplos de perfecta camaradería y amistad entre hombres sin nada más.

-Las parejas de amigos en su obra no tienen ni una pizca de homosexuales. Son totalmente amistades de camaradería entre hombres.

-¿Cómo descubrió El Quijote?

-Cuando tenía muy pocos años leí un tebeo que contaba las peripecias de Don Quijote. Pero cuando descubrí de verdad la obra de Don Miguel de Cervantes fue en mi adolescencia. Primero en francés y más tarde en español. Cuando me adentré en esta obra con intensidad fue en 1957, al elegir como trabajo de licenciatura la influencia del Pinciano sobre la estética literaria de Cervantes.Más tarde consideré que el teatro de Cervantes era el aspecto de su obra menos conocido y lo estudié.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios