arte hoy

Las puertas abiertas

  • El Colegio Oficial de Arquitectos de Granada decide dedicar parte de su espacio a salas de exposiciones para mostrar el trabajo de los nuevos creadores granadinos emergentes

Cipriano Molina, Maria Rosa Soriano, Miguel Moreno y El Niño de las Pinturas Colegio de Arquitectos. Hasta el 15 de abril

Las crisis, a veces, y más con una tan brutal como la que sacude al mundo de hoy, abren puertas que, de otro modo, permanecerían siempre cerradas. El desmantelamiento de muchas de las oficinas del Colegio Oficial de Arquitectos de Granada en su sede de la plaza del mercado de San Agustín propició que muchos espacios del edificio quedaran vacíos y sin uso... Hasta ahora. Los responsables del Colegio vieron en esa merma de servicios nuevos espacios que poder utilizar. Y se pusieron a pensar: "¿Por qué no convertimos esto en una sala de exposiciones?". Dicho y hecho. Hace unos días se inauguró la muestra Cuatro elementos, que acoge el trabajo de cuatro artistas urbanos granadinos o relacionados con la ciudad. El resultado es una exposición muy brillante, llena de fuerza, atractivo y fuerza. Ha sido la manera del Colegio de Arquitectos de abrir sus puertas al arte y a la ciudad.

Cipriano Molina, María Rosa Soriano, Miguel Moreno y El Niño de las Pinturas fueron los artistas elegidos para dar contenido a la primera planta del Colegio de Arquitectos. Han llenado sus paredes de drama, de talento y de expresión. El atractivo de la muestra y la belleza del espacio ahora convertido en sala de exposiciones ha hecho que otros creadores se interesen por exponer en el centro.

"Por la reducción de personal del colegio, quedó bastante espacio disponible y vimos que se podía utilizar para abrir la sede a otro tipo de artistas que no tuvieran nada que ver con la arquitectura", comenta Luis Martín-Ferrer, uno de los vocales de Cultura del Colegio de Arquitectos. "Son cuatro creadores muy urbanos y muy interesantes que se han juntado para hacer una muestra de gran entidad".

Alrededor de unas ochenta piezas, entre esculturas y pinturas jalonan la exposición, que es un botón de muestra del arte más actual que se hace hoy en Granada. Cipriano Molina es un escultor que trabaja el metal con una enorme destreza. María Rosa Soriano pinta en cuadros de gran formato, mientras que Miguel Moreno pertenece a una nueva generación de pintores. A veces, trabaja en común con El Niño de las Pinturas: los dos se encargan de elaborar determinadas partes de un cuadro. Y El Niño de las Pinturas, por su lado, abandona sus murales callejeros para dedicarse al óleo, que mezcla con elementos tan dispares como el rotulador o el grafiti.

"Nuestra intención es abrir el Colegio de Arquitectos de Granada a la cultura y a la ciudad", explica Luis Martín-Ferrer. "No se trata de exposiciones que sólo puedan ver los colegiados, sino todo el mundo. Queremos que la sede sea un sitio visitable por el público. Y hemos empezado con unos artistas de un marcado arte urbano. Son todos amigos, aunque las obras que muestran son trabajos individuales, salvo en algunas de las piezas que han hecho en común Miguel Moreno y El Niño de las Pinturas. Y Cipriano Molina, por su parte, hace cosas muy personales, muy llamativas".

El Colegio de Arquitectos no sólo muestra estos días esta exposición, que permanecerá abierta, de 10.00 a 14.00 horas, y de 17.00 a 20.00 horas, hasta el próximo 15 de abril. En otra de las salas, la temática ya sí está más centrada en la arquitectura y su mundo, como una muestra dedicada a Le Corbusier en el Río de la Plata, en el año 1929, que estará abierta hasta el 15 de abril.

Otra de las exposiciones más interesantes es la denominada La escuadra sagrada, de Francisco Roldán, que trata sobre los estudios gráficos del Cuarto Real de Santo Domingo. "Tenemos, además, una muestra sobre arquitectura contemporánea sostenible", señala Martín-Ferrer.

Es señal de que el Colegio de Arquitectos ha sabido sacar partido a la adversidad contando con la imaginación y ofreciéndole a nuevos creadores la oportunidad de mostrar su obra para toda la ciudad. "Lo que está resultando muy llamativo", dice Martín-Ferrer, "es que ya hay muchos artistas que se han interesado por exponer su obra en la sede. Y la demanda ha sido muy fuerte. Nosotros lo que tratamos ahora es de satisfacer esa demanda cultural". Se han abierto las puertas para el mundo del arte.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios