"Nos queda Granada, Humphrey"

  • El Festival Internacional de Cine Clásico de Granada cierra su segunda edición con la música de 'Casablanca' y 'El violinista en el tejado' y un homenaje a Bogart al que asiste su hijo Stephen

Granada se convirtió ayer en la capital del cine en blanco y negro por unas horas. La gala de clausura del Festival Internacional de Cine Clásico de Granada, Retroback, fue un ejemplo de cómo algunos sueños pueden convertirse en realidad. El homenaje a Humphrey Bogart de este año, con la presencia en vivo de su hijo Stephen, que recogió una estatuilla de taracea con la reproducción de la famosa escultura de El halcón maltés, o los compases de la banda sonora de Casablanca interpretados en directo por la Orquesta Ciudad de Granada, más la aparición sorpresa de Theodore Bikel, que interpretó miles de veces en los teatros al protagonista del musical El violinista en el tejado, dejaron un espléndido sabor de boca entre el público asistente. El Retroback está en Granada para quedarse.

La primera parte de la gala de clausura fue un acto institucional protagonizado por el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, y Stephen Bogart. El primer edil entregó la estatuilla al emocionado hijo de Humphrey Bogart, que se ha visto sorprendido por el hecho de que una ciudad como Granada recuerde con tanto cariño la figura de su padre. Mientras, con Carmen Huete como maestra de ceremonias, se proyectó un vídeo con un resumen de lo que ha sido el certamen en su segunda edición y mostrando algunos de los pasajes más emocionantes de la filmografía de Bogart.

La segunda parte de la gala de clausura consistió en un concierto de la Orquesta Ciudad de Granada, bajo la dirección de Rubén Gimeno, que hizo un repaso por algunas de las mejores bandas sonoras de las películas de Bogart y de las partituras de Ennio Morricone en una actuación similar a la de la noche anterior, también en el Palacio de Congresos.

La sorpresa llegó de la mano de Theodore Bikel, que interpretó la famosa canción If a were a rich man ('Si yo fuera rico') del musical y la película El violinista en el tejado.

Para los organizadores del certamen, la edición de este año ha sido "sensacional", ya que se han mejorado las expectativas tanto en cuanto a la calidad de las proyecciones como a la asistencia de público, que quiere experimentar la sensación de contemplar en una gran pantalla películas que siempre ha visto sólo en vídeo o en televisión.

El Palacio de Congresos fue un espacio para los sueños, para la emoción y para el recuerdo. El público asistente pudo disfrutar de una velada en la que también estuvo presente Sean Hepburn Ferrer, el hijo de Audrey Hepburn y Mel Ferrer, quien también estuvo presente el pasado año en el certamen inicial de Retroback, dedicado precisamente, a la figura de su madre. El certamen de este año también ha recordado a Charles Chaplin con una exposición y la exhibición de varias de sus películas.

El nombre del personaje homenajeado del próximo año es aún una incógnita, ya que el festival tiene que hacer las pertinentes gestiones. Pero ése será otro sueño.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios