Una nueva visita guiada recorrerá los escenarios granadinos del Gran Capitán

  • El programa de actividades revisa la dimensión del militar en el V centenario de su fallecimiento

Comentarios 1

El genio militar de una figura crucial en la historia de España, Gonzalo Fernández de Córdoba, conocido como el Gran Capitán, se reivindica en Granada con motivo del quinto centenario de su muerte en esta ciudad, donde se encuentran destacadas referencias al montillano. El programa de actos que conmemorarán esta efeméride, comisariada por el historiador César Girón, arranca esta semana con un ciclo de seis conferencias que tendrán lugar en el Ayuntamiento hasta el 11 de junio y que luego serán recopiladas en un libro.

Las actividades profundizarán en un personaje "trascendental" no sólo para la historia de Granada sino también del resto de España, especialmente en la consolidación del primer Estado moderno puesto en marcha por los Reyes Católicos.

Se trata de conocer y reivindicar la relevancia, apuntó Girón, de un "genio militar" que fue una "pieza clave" en la Guerra de Granada: supo copiar de los propios nazaríes la forma de guerrear, fue un importante estadista y tuvo grandes dotes de gestión y mando, especialmente con los franceses. "Fue clave en la Europa de aquel momento", señaló el comisario de la efeméride, que insistió en que su "genio militar" fue tal que todavía es un personaje estudiado en las grandes escuelas militares de Alemania, Francia o América. Sus tácticas, aprendidas y puestas en práctica en la Guerra de Granada, le hicieron ser un absoluto revolucionario en el campo de batalla y anteponerse incluso al mismísimo Napoleón.

Aunque quizá la Historia no haya sabido estar a la altura de su figura, apostilló Girón, la ciudad donde murió y en la que permanecen sus restos cuenta con destacadas referencias al Gran Capitán, que además en los próximos meses de marzo, abril y mayo formarán parte de una ruta guiada. Este itinerario hará especiales paradas en el Convento de las Carmelitas Descalzas, donde murió en 1515, en la calle Duquesa y San Jerónimo y el monasterio del mismo nombre.

Es allí, en la iglesia de San Jerónimo, donde yacen sus restos mortales, que pasaron antes por la que es la actual sede del Mando de Adiestramiento y Doctrina (Madoc), antiguo convento de San Francisco.

San Jerónimo, que por su valor podría ser envidiada incluso por muchas catedrales, cuenta de hecho con todo un programa iconográfico dedicado al propio Gran Capitán. Tal magnificencia tuvo esta iglesia que, unida a la fama y la popularidad internacional que el militar estaba cosechando en su época, llegó a despertar hasta los celos de Fernando el Católico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios