El recuerdo de los moriscos regresa a Granada tras 400 años

  • La Escuela de Estudios Árabes organiza la exposición 'Traslados y expulsiones' en su sede, la Casa del Chapiz

El recuerdo de los moriscos regresa a Granada 400 años después de su expulsión definitiva de España. La Escuela de Estudios Árabes inauguró ayer la doble exposición Traslados y expulsiones en la que, por un lado, se rememora la tragedia de los moriscos y por el otro se recuperan temporalmente algunos objetos de la Casa del Capiz, sede de la Escuela, uno de los edificios que mejor exponen la arquitectura mudéjar del siglo XVI en la ciudad.

"Éste es un homenaje a la memoria de un colectivo que sufrió muchas penalidades y al que había que devolver de alguna forma el protagonismo que tuvo en su momento", señaló el director de la Escuela de Estudios Árabes, Juan Castilla, quien señaló que la doble muestra conmemora también el 75º aniversario de la creación del centro.

La muestra relata en grandes paneles la historia de los moriscos desde que los Reyes Católicos tomaron Granada. Al principio, a los musulmanes se les respetaron sus derechos y costumbres por parte de los cristianos. Estos musulmanes fueron conocidos como mudéjares y continuaron desarrollando su cultura y su arquitectura. En 1501, sin embargo, el Cardenal Cisneros ordenó la conversión forzosa de los musulmanes, promovió una ingente quema de ejemplares de El Corán en la Plaza Bib-Rambla y provocó la primera rebelión de los musulmanes, que pasarían a llamarse moriscos a partir de ese momento.

A lo largo de los años, se sucedieron las conversiones forzosas y su fue prohibiendo el uso del árabe, las ceremonias religiosas, los trajes típicos de los moriscos y hasta sus recetas culinarias. En 1567 hubo otra nueva revuelta, que desató una guerra civil en Granada y que provocó la expulsión de cientos de miles de musulmanes. La expulsión culminó en 1609, con la tragedia humana que ello conllevó.

La otra parte de la muestra es la recuperación de varios objetos que en su día pertenecieron a la Casa del Chapiz y que ahora se encuentran repartidos en varios museos españoles. "Es excepcional que un museo ceda algunas de sus piezas a una institución que no es otro museo", señaló la directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafranca.

Los objetos recuperados son una arqueta de madera que fue encontrada en una alacena tras el derribo de un muro en la casa, una ventana bellamente decorada que en su día sirvió como miradar hacia la Alhambra, dos gorroneras (capiteles) laboriosamente trabajados y una pila de mármol de la época califal que terminó en la Casa del Chapiz. Juan Castilla destacó el enorme valor sentimental que para la sede de la Escuela de Estudios Árabes significa el regreso de esas piezas.

Ambas exposiciones, según explicó Juan Castilla, tienen un carácter muy didáctico y están pensadas tanto para el público en general como para escuelas e institutos de la provincia.

En la inauguración de las exposiciones estuvo presente Sulaiman Al Budair, primer secretario de la Embajada de Arabia Saudí en Madrid, quien destacó la importancia de Al-Ándalus como puente entre Europa y el mundo árabe. "Es una civilización", señaló, "que todos compartimos. Al-Ándalus es algo muy especial para nosotros por su gran pasado. Nos enorgullece mucho que los españoles hayan preservado esa cultura y que hayan demostrado tanto interés por el mundo árabe", dijo. La muestra estará abierta hasta el 27 de marzo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios