La república independiente del tebeo

  • El certamen arranca en la Feria de Muestras de Armilla con una gran afluencia de público

Un reino taifa, la república independiente del cómic. La Feria de Muestras de Armilla proclamó ayer su independencia con el primer día del XIII Salón del Cómic. A las 12 de la mañana, las fronteras -antes llamadas taquillas- estaban ya a rebosar de gente con una expectación sólo equiparable a la de los niños antes de entrar en Juveándalus. De hecho, el objetivo de superar las 35.000 visitas parece que va a cumplirse con creces.

Y entre la avalancha de gente, muchos disfraces indescifrables inspirados en personajes de las viñetas. Frikismo sin tapujos. Lo confesaba un joven, Sergio, que acudió "disfrazado de mí mismo". "Reivindico lo friki porque, aunque suene a menosprecio, engloba una manera de ver la vida y de ver, sobre todo, la cultura", decía antes de pagar sus tres euros de rigor para entrar en el universo paralelo del Salón del Cómic. Ya dentro, un niño disfrazado de uno de los personajes del manga Naruto ponía la primera cómica.

Y como no sólo de stands vive el Salón -incluso en uno de los puestos se venden máscaras de lucha libre- una de las grandes novedades de esta edición es la muestra Chulos y novios en viñetas, que recoge un buen número de trabajos de temática gay de los autores más reconocidos del género en España. Desde el personal Alfonso Casas a la estética japonesa de Venomous Biedma, pasando por el clasisimo de Sebastián Marín, que es además comisario de la muestra y redactor jefe de la revista homosexual Claro que sí. Pero que nadie busque la provocación pornográfica. Los dibujos casi podrían exhibirse en la escuela más mojigata. Este carácter heterogéneo continúa en la exposición que se inaugura hoy con los trabajos ganadores del Certamen de Cómic del Instituto Andaluz de la Juventud; en los dibujos del granadino Víctor Capdevilla; y en las Sobras maestras de Miguel Brieva.

Pero había visitantes algo inquietos, nerviosos. Eran los jóvenes dibujantes que tenían una cita concertada con alguno de los editores invitados al certamen. Podían salir con un contrato bajo el brazo en la bolsa de empleo auspiciada por Alejandro Casasola, director del certamen. A día de ayer había concertadas 150 citas y los dibujantes esperaban su turno con sus creaciones y sus nervios. Entre otros editores, el prestigioso Harry Markos, de la editorial Markosia, fue uno de los encargados de valorar las creaciones de los jóvenes. William Dennis (DC Vertigo) y Gauthier Van Meerbeeck (Editor Lombard) también participaron en el Operación Triunfo del cómic.

Ya en la caseta de firmas, Carlos Ezquerra -creador del juez Dredd que Stallone llevó al cine- podría haber hecho palidecer de envida a Antonio Gala dada la cola de entusiastas a la espera del autógrafo y la dedicatoria. A su lado, Phil Jiménez -por cuyos lápices han pasado Los Titanes, Robin, Lobo, o Los Invisibles- gastaba más tinta firmando que en cualquiera de sus tebeos.

Y entre los más de noventa stands, con nombres tan significativos como Friky-Friky o Freakmondo, el espacio de la editorial sevillana Viaje a Bizancio -una de las más activas- contó con la presencia de Juan Gargallo y Gaspar Naranjo. Entre sus libros más mimados está el cómic existencialista Desde el abismo, que ahonda en el horror interno del individuo y de las cosas. Viaje a Bizancio representa una de las máximas del Salón según su director: "Dar prioridad a la creación andaluza". Y a la imaginación: el Salón organiza un taller de combates de sumo y de espadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios