El resurgimiento del soul puro

  • La voz femenina por excelencia trae su experiencia y clase a la noche del jazz

Cuando aún resuena en el parque El Majuelo el eco de las sensuales y a la vez soberbias voces de Dianne Reeves y Nnenna Freelon, esta noche se cierra la trilogía de grandes cantantes femeninas prevista en el cartel de Jazz en la Costa con la presentación de Bettye Lavette, 'La Gran Dama del Soul', como se la ha bautizado alguna vez. Será la penúltima oportunidad, por este año, de disfrutar de los conciertos que ofrece este festival, que ha completado el aforo en la mitad de las actuaciones.

La legendaria cantante estadounidense, de 62 años, llega a la localidad sexitana en plena forma para presentar parte de su amplio repertorio, que ha ido consolidando a lo largo de casi medio siglo de lucha sobre los escenarios. De hecho, su primer gran éxito llegó cuando contaba tan sólo 16 años con el tema My man, he's a lovin' man, tras haber sido descubierta por un productor de la ciudad donde creció, Detroit.

La joven nacida en Michigan pronto comenzó a realizar giras con músicos de rithm & blue -consagrados con los años- de la talla de Clyde McPhatter, Ben E. King, Barbara Lynn, Otis Redding, e incluso James Brown. Aunque su siguiente single, Let me down easy, también conoció las mieles del éxito, Lavette comenzó a ser rechazada por las discográficas, hasta el punto de que su disco Child of the seventies, grabado en 1972, terminó publicándose en el año 2000.

Durante los setenta y ochenta Bettye Lavette se mantuvo en un segundo plano de los circuitos musicales de Estados Unidos y Europa, aunque tuvo ocasión de grabar un álbum para la Motown en 1982, y otros cuatro con distintas discográficas en la década de los noventa. Su resurgimiento llegó gracias a un coleccionista francés de soul que se hizo con la copia original de Child of the seventies, editándolo en su propia compañía con el nombre de Souvenirs.

El éxito ha vuelto a llamar a la puerta de Lavette en lo que va de milenio, periodo en el que editó dos nuevos álbumes de estudio y otros dos en vivo. En su trabajo de 2005 I've got my own hell to raise colaboraron en la composición grandes figuras como Sinead O'Connor, Joan Armtrading o Dolly Parton. El último, del año pasado, se denomina The scene of the crime, y ha supuesto un nuevo éxito dentro del ámbito del soul que deja todavía más atrás los años de ostracismo de la cantante y demuestra la fuerza y emotividad de su voz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios