Hay revolución

  • Granada despide el encuentro literario que ha traído a intelectuales como Umberto Eco o Juan Goytisolo y que ha mostrado una nueva forma de programar cultura con soltura y rigor

Comentarios 1

Con la boca abierta y la lengua fuera. El Hay Festival que concluyó ayer ha conseguido revolucionar el mundo cultural de la ciudad con cuatro días llenos de reflexiones de la mano de la cream de la cream de la intelectualidad: desde Umberto Eco o Tariq Ramadán pasando por Jon Lee Anderson, Juan Goytisolo o Paul Preston. Todo el mundo está de acuerdo en que el Hay debe echar raíces en la ciudad.

Ha venido gente, que era nuestra preocupación. Esperamos repetir el año que viene porque la respuesta nos ha sorprendido y ha venido mucha gente inteligente, culta, curiosa. En principio, a falta de datos oficiales y a ojo de buen cubero, parece que Granada ha superado los 35.000 espectadores que tuvo el Hay de Segovia. Hay cosas que hay que corregir, siempre se puede mejorar, y tenemos que sentarnos con la gente de la ciudad, recabar ideas. La diferencia del Hay de Granada respecto a otros es el público. El nivel demostrado en el turno de preguntas ha sido increíble, parecía que los habíamos contratado. La ciudad y nosotros mismos nos hemos enriquecido. Incluso Simon Shama estaba emocionado. La verdad es que la venta de entradas comenzó a funcionar diez días antes del festival. Antes no habíamos vendido nada y nos preocupaba. El próximo paso será colgar en la web todas las intervenciones completas ya que están todas grabadas. La verdad es que todos los temores se han disipado y estamos en una nube de felicidad.

La ciudad ha respondido muy bien aunque yo tenía mis dudas de que la gente pagara cinco euros para entrar en una actividad cultural. Pero todo ha ido muy bien y ha salido el poso cultural que tiene la ciudad. Me parece que sería muy interesante mantener el Hay Festival en la Alhambra como un encuentro que potencia las relaciones con la literatura árabe y me parece que puede ser muy útil. Mi valoración es muy positiva. He tenido la sensación de que Granada se ha despertado y creo que se puede ejemplificar en el Hay que se pueden hacer cosas ambiciosas. La ciudad se acomoda enseguida a hacer cosas de mesa de camilla, a mirarse el ombligo y sentirse orgullosa por hacer pequeñas cositas y merece la pena implicarse en cosas ambiciosas porque el público responde, viene gente de fuera y se demuestra el sedimento cultural de la ciudad, que debe cuidar el Hay Festival y viceversa.

Me ha causado una gran impresión ver a 500 o 700 personas en todos los actos y que la gente haya pagado para verlo. Me parece muy positivo. Han tenido mucho éxito y ha sido muy importante para la ciudad porque ha venido gente de muchísimo nivel que no suelen pasar por aquí. Pero no me refiero sólo a Umberto Eco o el mismo Juan Goytisolo, también a Simon Shama, uno de los escritores más importantes que hay en Inglaterra o David Starkey. Han internacionalizado la cultura granadina. He escuchado críticas que no tenían mucho sentido diciendo que no habían contado demasiado con los escritores granadinos. Pero se ha proyectado Granada hacia fuera con gente de nivel. La verdad es que me ha sorprendido la acogida. El Hay Festival debería encontrar en Granada su plataforma definitiva en España. No sé cómo han conseguido esta acogida, pero han tenido un apoyo del público, muchos de ellos extranjeros, increíble. La ciudad ha salido de su provincianismo con una movida cultural muy fuerte. Y no es que Granada sea ahora una ciudad más moderna porque las estructuras de una ciudad no cambian porque haya cuatro días de festival. Además me parece muy positivo que se pague, y no sólo por ver a Morente o Sabina, también con gente más desconocida como Tariq Ramadán. Lo único que hecho en falta es publicar ahora las intervenciones.

Cuando nos propusieron hace un año traer el Hay Festival a Granada a María del Mar Villafranca -directora del Patronato de la Alhambra- y a mí vimos claramente que era una oportunidad única para la ciudad. En septiembre nos desplazamos al Hay de Segovia para verlo de cerca, porque una cosa es lo que te enseñan en papel y otra la realidad. Lo que le trasladamos a Peter Florence es que Granada tiene una tradición cultural fuerte y queríamos un encuentro de primer nivel. En mis dieciséis meses de delegado, las únicas personas que he llevado en mi coche oficial a Sevilla han sido las responsables del Hay en España, a las que llevé a la Dirección General del Libro. Apostamos rápidamente por apoyar este evento. La Junta ha aportado 100.000 euros y, además, el concierto de Enrique Morente, que ha supuesto 39.000 euros. Hemos sido la única institución de Granada que ha puesto dinero, además de CajaGranada que ha aportado 30.000 euros. También hemos puesto la Alhambra y la Biblioteca de Andalucía a disposición del Hay y nuestra única condición fue que Ayala debía abrir el festival y que Enrique Morente debía ser uno de los protagonistas. Nuestra valoración es muy positiva, queremos que tenga continuidad. Hablamos de la capitalidad cultural de Granada pero esto hay que llenarlo de contenidos y queremos que el año que viene se impliquen más instituciones. La Universidad estaba en pleno traspaso de poderes y el Ayuntamiento debe hacer un esfuerzo mayor porque en esta edición se han quedado incluso grandes nombres en el tintero. Ha sido todo muy mágico, con Enrique Morente dedicando alguno de sus cantes a Umberto Eco, que acudió a saludarlo a los camerinos emocionado. Ha sido un éxito de público y de contenidos.

He disfrutado y algo más. Llevo meses hablando con ellos porque CajaGranada ha colaborado puntualmente y el próximo año consensuaremos nuestra aportación. Ha sido una programación exquisita, de mucho nivel, y el resultado es que ha sido un verdadero éxito de público. Tenía mis dudas por la falta de hábitos culturales en esta ciudad, habituada a hacer viajes permanentes a la colina para ver música o teatro. Pero no hay precedentes de ir al Manuel de Falla a las cinco de la tarde para ver a Juan Goytisolo. El festival ha calado en la ciudad desde el primer momento. La gente del Hay ha elaborado una marca que funciona, que tiene buenas conexiones, y en el plano organizativo hay un cierto deje tirando a hippie, pero el resultado es excelente. Hay gente habitual en este circuito, del tipo de Umberto Eco, que no ha querido venir este año hasta ver la aceptación y el calado del festival. La programación irá contando en próximos años con los grandes de la cultura internacional y me consta que hay prevista una incursión musical de gran impacto mundial en la próxima convocatoria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios