'El rinconcillo de Cristobica' recupera el títere de guante

  • La séptima edición del festival de marionetas contará con la presencia de siete compañías internacionales

El Rinconcillo de Cristobica cumple siete años y quiere celebrarlo "abriendo los brazos" al territorio lorquiano. Por primera vez, el festival de títeres, que acoge desde el principio el municipio de Valderrubio, extiende su programación a otras localidades vinculadas a la vida y obra del poeta. Son Fuente Vaqueros, Alfacar, Víznar y Moclín, donde se espera que más de 2.000 personas disfruten de un total de 16 representaciones del 5 al 8 de mayo, según explicó en su presentación la diputada de Cultura y Juventud de la Diputación de Granada, María Asunción Pérez Cotarelo, que agradeció la colaboración del Patronato Federico García Lorca y del Archivo Manuel de Falla para que este festival "continúe vivo, acercando así a la ciudadanía la sensibilidad y la magia de este arte".

El festival, que cada año dedica su programación a una técnica específica de títeres, rinde homenaje en su séptima edición al títere de guante, es decir, "al títere, el de los 'cristobicas', que precisamente cautivó a Federico", resaltó el director del festival y nieto de Hermenegildo Lanz, Enrique Lanz, cuyo "empeño" en este sentido es "divulgar todas las posibilidades que ofrece esta modalidad de guante, que es la más ágil de todas y que si bien tiene a la picaresca como denominador común, esconde muchas diferencias y matices si se compara a unos países con otros".

El Rinconcillo, heredero directo de la experiencia granadina que vivieron y difundieron Manuel de Falla, Hermenegildo Lanz y Lorca, entre otros, reúne este año propuestas de Brasil, Cataluña, Francia, Inglaterra e Italia. En total, participan siete compañías internacionales de la talla de la centenaria Sebastiá Vergés, que suma tres generaciones de titiriteros, manteniendo así viva la tradición del guante catalán. También de Barcelona acudirá Toni Rumbau, uno de los fundadores de La Fanfarra y que presentará un espectáculo que conjuga el guante popular con el lenguaje de las sombras.

Se presenta, además, un Don Cristóbal irreverente, mordaz, y aunque viene de Francia pero tendrá acento español, puesto que el grupo Pelele lo dirige la madrileña Paz Tatay. A su vez, del país galo pero con impronta china es el Théatre du Petit Miroir, de Jean Luc Penso, discípulo directo del legendario maestro taiwanés Li Tien Tu, de quien él aprendió el guante refinado y acrobático de esta zona de Asia.

En esta cita tampoco podía faltar el caústico Punch, que llega desde Inglaterra de la mano de Rod Burnett, de Storybox Theater, a pegar porrazos junto a su compañera Judy. Su primo, Pulchinella, grita y ríe a ritmo de lengüeta, a través de Bruno Leone, emblemático representante de la tradición del guante napolitano. Y, por último, Eder de Paiva, de la compañía Jatoba, acerca al mamulengo de Brasil en un espectáculo que mezcla héroes populares negros con ventriloquia y música de este país latino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios