Música hoy

"En el rock es tan importante el lado áspero como la ternura"

  • Corcobado estrena gira en Granada con las 'Canciones insolubles' de su carrera

Javier Corcobado se niega a pensar que sólo de música vive el hombre... Por eso, junto a sus recientísimas Canciones insolubles, donde reúne lo mejor de cerca de dos décadas en el rock, escribe poesía y novelas a un ritmo de vértigo y se atreve, incluso, con una ambiciosa obra de teatro. El músico, que estrena a Juan Tijeras como guitarrista en su banda, arranca esta noche en Granada su nueva gira con un concierto en la sala El Tren en el que participará Jesús Psicoactivo como artista invitado.

-Acaba de reunir sus temas preferidos en un disco: 'Canciones insolubles'. ¿Se le ocurre alguna fórmula secreta para digerirlas bien?

-No creo que haya que digerir las canciones de forma digestiva, porque siempre acabarían en heces... Supongo que para oír mis canciones y que lleguen a emocionar o a cautivar al oyente es necesario tener una sensibilidad especial, escucharlas de manera pura y sin prejuicios, y tener buen gusto en general.

-Seleccionar sólo unas pocas canciones de una carrera tan larga debe ser algo enloquecedor. ¿Tenía claro con qué se queda de estos años?

-Elegí las que yo creo que son mis mejores canciones, sin embargo, en la edición española no se pudo incluir el segundo disco, el de más distorsión, el de canciones más arriesgadas y de larga duración. En México sí saldrá doble y con un nuevo libro de poemas incluido. Esta gira consistirá en hacer un repaso por casi toda mi discografía. Ahora estoy terminando de componer mi nuevo disco y es posible que dentro de unos meses empiece a incluir en los directos canciones nuevas.

-¿Alguna sorpresa al rebuscar entre las canciones pasadas?

-La verdad, no, porque todas las canciones que he grabado están dentro de mí y las conozco y recuerdo perfectamente. Aunque lo que sí quiero es ofrecer al público desde el escenario algunos arreglos y lecturas nuevas de esas viejas canciones.

-Pese a la importancia que siempre tienen las letras en sus canciones, en los últimos tiempos está dando un peso destacado a la parte instrumental…

-Sí, es cierto. Llevo un tiempo componiendo primero la música y luego la letra, pero últimamente trabajo con ambas a la vez...

-Si le dejasen rienda suelta con todos los medios musicales posibles, ¿cuál sería el resultado?

-Me encantaría cantar con una orquesta sinfónica de acompañamiento... En 1995, para el disco Arco iris de lágrimas, tuve la oportunidad de grabar con una orquesta de 20 músicos de cuerda, pero tener detrás en un escenario a una orquesta sinfónica al completo, como Frank Sinatra o Scott Walker, sería fantástico, un sueño cumplido. Además, me encantaría hacer ruido con ella.

-Resulta curioso que un músico con ese punto de acidez y de dureza tenga algunas de las referencias al amor más bonitas de las que existen en el panorama español. ¿Es lo único por lo que se puede llegar a enternecer un rockero?

-Es importante ofrecer un lado duro y áspero tanto en el rock'n'roll como en la canción melódica y trabajar con los pantanos de ruido y distorsión, pero también mostrar ternura y fragilidad. Si no, basta con escuchar lo que hacían The Velvet Underground.

-¿Habrá lugar algún día para una canción luminosa de Corcobado? Ahora que cambia Madrid y va en busca del mar para vivir, parece que debe estar más fácil…

-Creo que tengo muchas canciones oscuras y luminosas ya. Lo que pretendo a estas alturas, simplemente, es hacer buenas canciones que perduren, y no es fácil. En eso estoy...

-En dos décadas de música ha escrito canciones muy diferentes. ¿Alguna predicción de cómo serán los próximos 20 años?

-Ahora es cuando más trabajo tengo en cuestión de conciertos. Me encanta el escenario y me veo en él durante 20 años más, pero no sé si esto ocurrirá. De momento, quiero acabar mi nuevo disco y hacer el año que viene una gira de la mejor manera posible. Ahora Sabine Ecomard es mi representante y eso es garantía de que las cosas irán bien. A finales de año, cuando haya terminado la grabación, quiero retomar una novela que empecé el verano pasado. Y espero dedicarme únicamente a escribir algún día, cuando ya no tenga nada interesante que aportar en la música.

-¿Eso es lo que lleva a un músico a convertirse en escritor?

-En mi caso la escritura y la música siempre han estado unidas. Siempre he escrito poesía y en el año 2004 escribí mi primera novela. He descubierto que me siento muy bien en ese terreno, tan bien como cuando estoy en el escenario. Creo que hay que embadurnar el mundo entero con poesía verdadera, ésa que no necesita ser escrita. En Yo quisiera ser un perro (Poesía completa. 1991-2007) reúno mi pequeña aportación de poesía escrita...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios