El secreto mejor guardadoLa niña prodigio

Formado como segunda opción por algunas luminarias de la innovadora escena post-rock de Chicago, The Sea and Cake presenta una discografía de hermoso e impecable pop formal. Lejos del experimentalismo pero imaginativo. Con una oreja puesta en el C-86 de Glasgow (The Pastels) y la otra en el krautrock más despierto (Neu!), se asoman al jazz y guiñan un ojo al soul de ojos claros. Crean canciones inteligentes, elegantes, cautivadoras. Una base rítmica dinámica y con swing, sólida montura sobre la que cabalgan guitarras en perfecta armonía con la voz juguetona de Sam Prekop.

No es otra actriz metida a cantante. Jenny Lewis comenzó su carrera en la interpretación de niña y hoy sigue protagonizando series de éxito en USA, pero desde que montara el grupo Rilo Kiley ya lleva diez años demostrando su talento. Su voz toma de las clásicas de country y del pop (indie o no). Éste es su segundo largo en solitario y en él crece como autora y cantante. Su música bascula entre el country de bota campera y el rock con gancho. Y pasando de uno a otro regala un puñado de canciones que gustarán a los amantes de las torch-songs. Elvis Costello ya la ha descubierto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios