Una semana para penetrar en la caja negra de las ideas

  • El Parque de las Ciencias se acoge hasta el domingo talleres y visitas guiadas con el cerebro como eje central en la Semana Mundial dedicada a este órgano

Es un gran procesador de información que interpreta las percepciones del mundo exterior y controla nuestras acciones. El órgano más complejo del cuerpo humano deja de ser una caja negra misteriosa en los talleres que se imparten en el Parque de las Ciencias de Granada.

En la Semana Mundial del Cerebro, que se celebra simultáneamente en 60 países del mundo en base a una campaña impulsada por la Alianza Dana, el centro granadino de divulgación científica se ha unido por tercer año consecutivo al Instituto de Neurociencias Federico Olóriz de la Universidad de Granada (UGR) para ofrecer un extenso programa de actividades con el órgano que dirige la vida humana como hilo conductor.

Así, los visitantes que acudan estos días al Parque de las Ciencias podrán disfrutar en la carpa exterior de cuatro talleres impartidos por estudiantes de los primeros cursos de Medicina y que realizarán un viaje por este órgano y sus funciones.

Según explicó Francisco Vives, responsable del Instituto de Neurociencias, estos talleres abundan bajo el lema Explora tu cerebro en la anatomía y la disección del cerebro, los reflejos (rotular, pupilar y tendón de Aquiles), el sentido y tacto, así como las causas del movimiento del cuerpo.

Pero este no será el único encuentro que los visitantes podrán tener con el cerebro. Así, para entender cada una de sus funciones, el museo propone una visita guiada por sus instalaciones estructurada en tres partes complementarias que constituyen todos los procesos que intervienen en el cerebro: percepción, análisis y acción.

Así, la visita comienza en la sala Percepción, en la que se proponen experiencias que muestran cómo el cerebro percibe la realidad y cómo en la mayoría de las ocasiones las ilusiones ópticas no desaparecen al darnos cuenta del error. Otras experiencias en las que se aborda la percepción son Confundir al cerebro y La pared engañosa, que hace que líneas horizontales parezcan inclinadas a causa de la rotura de las línea verticales.

Conocer las funciones cerebrales más complejas como el pensamiento o el movimiento, integradas ambas en la fase de análisis, también es posible gracias a un puzzle cerebral, ubicado en el carpa del museo.

El recorrido concluye con el movimiento, la función que manda el cerebro una vez que ha procesado la información. Para entender esta función, el visitante pueda participar en Mide tu potencia, Aprender por ensayo y error y Destreza motora.

La obra del artista alemán Hans Shork, Luz y movimiento, en la que se muestra cómo se comunican las células del cerebro completa esta visita.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios