El sensacional adiós de Harry Potter

  • La séptima y última entrega de la serie de J. K. Rowling sale hoy al mercado, a las 18.30 horas, aunque alguna librería de la ciudad adelantó ayer la venta y desveló los secretos del cierre de las aventuras

Ni siquiera Harry Potter, con una existencia entera consagrada a las fuerzas inexplicables de la magia, ha podido sortear una de las irritantes costumbres de la vida: todo suele acabar. Esta tarde, a las 18.30 horas, las librerías españolas ponen a la venta la séptima y última entrega de la serie creada en 1997 por la británica J. K. Rowling, uno de los fenómenos editoriales más contundentes de la historia de la literatura juvenil. Mientras los chavales de media península esperan ansiosos hasta la hora clave, ayer en la Papelería Neptuno ya se podía adquirir el cierre de la aventuras del joven aprendiz del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, que también han echado robustas raíces en el imaginario colectivo adulto.

Además de la Papelería Neptuno, las otras librerías granadinas se han preparado para atraer a la multitud de compradores a su establecimiento y no a otro, puesto que a alguno irán a hacerse con un ejemplar de HarryPotter y las Reliquias de la Muerte, título del desenlace. Y lo adquirirán con una premura más propia de un acontecimiento social que del vulgar aterrizaje mudo en un estante al que está predestinada la mayoría de los libros buenos, malos y regulares. Aunque el misterio ha corrido algún peligro por su salida anticipada en el mercado inglés el pasado julio (en internet circularon traducciones espontáneas de aficionados en varias webs, cerradas fulminantemente), esta semana llega intacto y de manera simultánea a España (en Salamandra), Estados Unidos e Hispanoamérica. Sólo se sabía, porque lo adelantó la propia autora, que "algunos personajes principales" iban a morir.

Se espera que los seguidores del mago y su pandilla acudan a las librerías españolas con sus mejores galas hogwartianas. En muchos establecimientos los fans podrán recordar algunos de los pasajes más emblemáticos con sesiones de lectura y aprender a preparar las pociones gracias a las actuaciones de algunos prestidigitadores. El éxito de público ha hecho que los lectores se precipiten a reservar un volumen para evitarse la avalancha de compradores ansiosos o, lo que es peor, quedarse sin un ejemplar y sin saber el final que le espera al intrépido mago.

Muchas han preferido no organizar ninguna actividad de otra naturaleza porque, según explican en Babel, "se trata del último libro de la serie, y los niños que leyeron las primeras obras ya no son tan niños, y tienen menos ganas de ese tipo de actividades". Dauro, por ejemplo, tampoco va a hacer nada porque, según comentan para los libreros, "a las seis y media, y entre semana, es muy mala hora: los niños que no están estudiando tienen a sus padres trabajando" .

El Corte Inglés es uno de los pocos centros que va a preparar algún acto, aunque no de la envergadura de lo que han organizado otros años: "En esta ocasión estamos de obras en El Corte Ingles de la Carrera de la Virgen, por lo que tenemos problemas de espacio. Y en el edificio de Arabial no vamos a organizar nada porque es más difícil conseguir que la gente se desplace hasta a esta zona expresamente para participar en alguna actividad infantil", informan fuentes del centro. Aunque no haya actuaciones, sí se entregará a los niños que hayan reservado previamente un diploma que los acredita como graduados en el Colegio Hogwarts.

Eso no restará brillo a la presentación de la aventura definitiva de Harry Potter. De la serie se ha hablado mucho. Bien -ha servido para que muchos niños se aficionen a leer, dicen unos- y mal -crea un interés limitado a los libros gregarios respecto al original y eclipsa otras latitudes de la literatura juvenil, dicen otros-. Reacciones seguramente normales a un fenómeno que sigue siendo sorprendente. Incluso la editorial Salamandra, a pesar de que conoce a fondo el caso porque ha publicado todos los títulos desde el comienzo, está impresionada por la excepcionalidad de este éxito. La demanda de volúmenes de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, no sólo no se ha disparado respecto a su predecesor, Harry Potter y el misterio del príncipe, sino que les ha cogido por sorpresa. La tirada para España y los países de habla hispana en América será de 1.500.000 volúmenes, 250.000 más que los que se imprimieron de la sexta entrega de las aventuras del mago de los quevedos y la frente marcada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios