David Zaafra. Pintor

"De niño siempre soñaba con las leyendas de la Alhambra y sus misterios"

  • El espíritu de Irving y de algunos personajes de sus cuentos se instalan en el antiguo Hospital de Peregrinos

David Zaafra (Granada, 1948), inaugura mañana martes, a las 20:00 horas, en la sede de la Asociación de la Prensa de Granada (sita en el antiguo Hospital de Peregrinos), la exposición Washington Irving by Zaafra. Desde la Alhambra hasta New York. Se trata de una muestra de litografías dedicada al insigne autor norteamericano y sus leyendas. Granada Hoy, Incorpora Marketing y El Braserito colaboran en esta exposición.

-¿Qué se va a encontrar el visitante en su nueva muestra?

-Una colección de obra gráfica que es un resumen de la serie de ilustraciones que he realizado a lo largo de toda mi vida sobre los Cuentos de la Alhambra y la Leyenda de Sleepy Hollow (Leyendas de New York).

-¿Por qué Washington Irving?

-De niño siempre soñaba con las leyendas de la Alhambra y los misterios que encerraba en sus edificios y jardines, que eran algo más de lo que hoy pueden representar para cualquier visitante que vaya a la Alhambra. Washington Irving estaba impregnado del personaje central de Cervantes y, su novela El Quijote, que también fue uno de mis primeros libros de lectura. O sea que todo confluyó para que un niño como yo sintiera como familiar a este escritor y viajero venido de las tierras nebulosas del Río Hudson.

-¿Los pasajes de sus litografías nacen de la imaginación o están basados en escenarios reales?

-Normalmente trabajo inspirándome en los textos que voy a ilustrar. Luego invento los personajes físicos, aunque manteniendo la descripción del autor y sus características esenciales. Los escenarios suelen ser concordantes con el lugar de los hechos acaecidos, aunque los transformo acorde a mi imaginación.

-¿Qué lugares de Nueva York ha elegido?

-Corresponden a las ilustraciones de La Leyendas de Sleepy Hollow (Leyendas de New York), obra que escribiera Washington Irving inspirándose en las leyendas de los primeros pobladores holandeses en esta zona pantanosa y misteriosa alrededor del Río Hudson, un enclave que se prestaba a inventar aventuras o a exagerar relatos contados por los más viejos y antiguos emigrantes.

-¿Y qué leyendas del Castillo Rojo narradas por el insigne autor le han inspirado?

- Las leyendas de la Alhambra son muchas y variadas. Yo he trabajado en una selección de treinta cuentos o leyendas que han servido para hacer la primera edición litográfica de Blázquez (Madrid) y otra edición rústica de autor. En total he realizado unas cien obras o ilustraciones. Por supuesto, en esta exposición están las más famosas, como El astrólogo árabe, El aguador, El albañil, Las tres princesas, El Príncipe Ahmed, Las estatuas, etc.

-En más de una ocasión ha definido a Irving como su "instructor". ¿Tanto le ha marcado en su vida?

-Muchísimo, mucho más de lo que yo imaginaba cuando era niño, joven y luego en la edad madura. Realmente ha sido en esta última etapa de la vida en la que me encuentro cuando he tomado conciencia de ello, al viajar a Sleepy Hollow y encontrarme en su casa-museo, con sus objetos personales, sus paisajes junto al Río Hudson... También estuve en el cementerio visitando su tumba y todo el entorno que le rodeaba. He sentido emociones imposibles de describir y la seguridad de que todo era familiar para mí; fue como si hubiera vivido allí en siglos anteriores. Imposible de describir con palabras. Me queda el consuelo de haber dejado en el Ayuntamiento de su pueblecito la gran edición litográfica que el editor Blázquez me pidiera que entregara como homenaje y constancia de la importancia que tiene en España el escritor Washington Irving.

-¿Qué significa para usted esta nueva muestra?

-Esta nueva muestra es un encuentro con la nueva Junta Directiva de la Asociación, y prueba de mi mejor disposición para colaborar en la parte cultural y artística.

-La exposición reúne además artículos sobre usted y su obra. ¿Cómo ha sido su relación con la prensa?

-Mi relación con los periodistas ha sido normalmente buena, tanto en los medios escritos como en radio y televisión. Por mis años (acumulados) he tenido incluso amistad o buen trato con grandes periodistas de la Historia. No puedo negar que me han ayudado en muchas ocasiones y han tenido magníficos gestos de presentarme en ciudades importantes de todo el mundo. También tengo que decir que en algún caso he trabajado en conjunto, sobre ediciones literarias y artísticas, como ocurrió con el periodista Enrique Seijas, compañero y amigo fallecido hace poco tiempo.

-¿En qué otros proyectos está trabajando ahora?

-Aunque pertenezco ya al mundo de los jubilados y pensionistas, creo que la sociedad no permite estar inactivo y seguiré con mis colaboraciones de vez en cuando, o al menos lo intentaré…

-El mural que realizará en el auditorio del High School de Sleepy Hollow es toda una empresa. ¿Cómo la afronta?

-Afronto esta aventura como un renovado Quijote, dispuesto a devolver a Washington Irving la deuda (o parte de ella) que Granada tiene con él, en forma de un mural conmemorativo de la Leyenda de Sleepy Hollow. Creo que es bonito que un artista de la ciudad de la Alhambra vaya a pintar a New York el jinete descabezado.

-Usted es de los pintores más reconocidos de Granada. ¿Qué significa esta ciudad para usted?

-Pues aunque la ciudad no es la que era, evidentemente, y a pesar de ser bastante inhóspita y difícil de usar (las ciudades deben de ser de fácil uso y disfrute), tengo que decir que es mi ciudad, la misma que me vio nacer y a la que debo de amar y querer… como diría Sancho Panza.

-¿Es profeta en su tierra?

-Nadie que se precie puede ser profeta en su tierra (en vida). Además tampoco lo deseo, es demasiado incómodo para vivir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios