Un siglo ajeno al paso del tiempo

  • José Hernández Quero expone en el Centro Cultural CajaGranada de Puerta Real una muestra antológica compuesta por cien obras concebidas desde 1957 donde se ve cómo era Granada en pleno siglo XX

El artista granadino José Hernández Quero regresa a Granada, tras cuatro décadas en Madrid, con una muestra antológica de cien obras concebidas desde 1957 en las que permite conocer, entre otros, cómo era la ciudad andaluza en pleno siglo XX. Retratos de personajes granadinos como Federico García Lorca, Ángel Ganivet o Mariana Pineda forman parte de las obras que se pueden contemplar en grabados, así como las escenas de lugar, otra nota característica del pintor.

También es posible visualizar figuras despojadas de toda vestimenta, paisajes y una gran cantidad de obras dedicadas a la Alhambra, que aparecen en una serie realizada en pintura y en la que abunda la representación de los alicatados de cerámica del monumento nazarí.

Parte de su producción en dibujo, con predominio de técnica mixta en la que intervienen la aguada, la plumilla y la acuarela; rinde homenaje al teatro español, la segunda afición del propio Hernández Quero, que ha plasmado sobre el lienzo el telón del Teatro Cervantes, la cabeza del actor, el empresario teatral Isidoro Márquez o el retrato de La Argentinita.

En la muestra que se puede ver en Puerta Real también están presentes los dibujos y paneles dedicados a la vestimenta de moda así como sus memorias tras su paso por ciudades como Nueva York, Barcelona, Florencia y Roma.

José Hernández Quero se inicia en el dibujo en Granada, completando su formación en la Escuela Superior de Bellas Artes de Sevilla y en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, donde tendrá como maestros a Manuel Maldonado, Eduardo Chicharro, Enrique Lafuente Ferrari y Miguel Rodríguez Acosta.

Gracias a distintas becas y ayudas, amplía sus estudios de grabado en Roma, Grecia y París. Su pintura destaca por su peculiar exploración de las superficies, salpicadas de pequeños puntos y precisas líneas que surgen como trazadas por un impulso deliberadamente controlado, donde la luz cobra gran importancia. De tendencia figurativa, cultiva los paisajes, bodegones, motivos vegetales y estudios de desnudo, con unos planteamientos técnicos y formales ajenos a modas y tendencias pictóricas. En 1963 comienza su labor docente como profesor de Dibujo en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Esta obra es un ejemplo de su trayectoria dibujística, donde maneja las texturas y las formas con una maestría que es fruto del dominio de la técnica y de una paciente y elaborada ejecución.

La obra de artista llama la atención porque con gran sencillez recrea espacios íntimos, personales, con una belleza lírica ajena a la época en que fueron creados.

En su amplia trayectoria, ha compaginado la creación y vocación artística como pintor, dibujante y grabador con la dedicación docente en su cátedra de Dibujo Artístico de la Escuela de Artes Aplicadas de Madrid. Su obra gira entorno a tres grandes temas: los paisajes, especialmente su añorada Granada y los abruptos parajes de esa región, llenos de ricos contrastes y belleza visual; naturalezas muertas, bodegones, simples elementos vegetales, (hojas, flores) u objetos cotidianos, sublimados por el pincel, buril o lápiz; y la figura humana, donde destacan los retratos de personas relevantes del mundo cultural y artístico del pasado siglo: Lorca, Raquel Meller, … , o sus estudios de desnudos.

Bajo el título José Hernández Quero de nuevo en Granada, la muestra podrá contemplarse hasta el próximo 20 de noviembre en el Centro de Exposiciones de CajaGranada en Puerta Real.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios