Los tesoros de Luca Giordano, al descubierto

  • n inauguración El Casón del Buen Retiro vuelve a abrir sus puertas tras diez años de restauración.

Después de una década de restauración, El Casón del Buen Retiro abre sus puertas ofreciendo al público una selecta muestra de las mejores obras del pintor barroco Luca Giordano. Con motivo de esta reforma, y antes de su inauguración como Centro de Estudios, el Museo del Prado ha querido mostrar la ampliación del Casón celebrando unas jornadas de puertas abiertas, de miércoles a domingo, que llegarán hasta el 4 de mayo.

Durante este tiempo se podrá apreciar la importante restauración del más sobresaliente fresco realizado por el pintor napolitano. El salón principal del edificio, el que fuera el Salón de Embajadores de Felipe IV, luce ahora de forma especial por el brillo y luminosidad de las figuras de su bóveda, en la que Giordano con su Apoteosis de la Monarquía española abordó los orígenes míticos de nuestra realeza en el año 1696. "Ha supuesto una compleja restauración que ha intentado renovar el rigor del fresco, aumentado de forma notable su iluminación", comenta Gabriel Finaldi, director adjunto de Conservación del Museo del Prado. Además, el Museo ha querido dedicar al artista napolitano una exposición monográfica de acceso gratuito, que cuenta con un conjunto de 75 piezas. El talento de Giordano, a veces cuestionado por sus sucesores, precisamente por su rapidez de ejecución y su especial habilidad por la imitación, queda de manifiesto en una amplia colección de dibujos, planos arquitectónicos, acuarelas, óleos y estampas, que ahora recoge el Casón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios