Arte 'El Desnudo'

Los trazos del cuerpo Los trazos del cuerpo

  • l En la Galería Jesús Puerto. Se puede visitar hasta el próximo 20 de abril, en horario de 19.00 a 21.00 horas.La galería Jesús Puerto propone una mirada diferente a catorce obras de autores como Juan Vida, Asunción Jódar o Leonor SolansLa galería Jesús Puerto propone una mirada diferente a catorce obras de autores como Juan Vida, Asunción Jódar o Leonor Solans

Mucho más allá de la desnudez física, la exposición que acoge la galería Jesús Puerto propone una mirada al arte despojada de cualquier influencia externa. Sin condicionamientos y, más importante, sin restricciones, El desnudo es la mirada clara de catorce obras de artistas muy diferentes entre sí. Como "un abanico dentro de la figuración", Jesús Puerto presentó el tema a reconocidos nombres del mundo del arte y ellos respondieron con diferentes representaciones del desnudo.

Francisco Lagares, Leonor Solans, Paco Montañer, Delia Fernández, Antonio R. Barbero, Juan Vida, Esperanza Romero, Yoshio, Asunción Jódar, Carmelo Trenado, Francisco Carreño, Pepe Molero, Marite Vivaldi y Diego Vadir es la completa nómina de autores que trasmiten en sus múltiples facetas su visión desnuda del desnudo. "Sin límites y con obras que van del hiperrealismo al trazo insinuante" en escultura, pintura, fotografía o dibujo.

Las diversas obras pasean por la inspiración mitológica, la representación real o el mundo de las ninfas en una temática también totalmente abierta que recoge tanto desnudos femeninos como masculinos o de drag-queens. Libertad absoluta, por tanto, y facilidad para explorar las mayores posibilidades artísticas de los protagonistas.

Una de las artistas, Delia Fernández, habla de una obra de Marite Martín Vivaldi en la que aparece una figura femenina de corte clásico. "Recurre a otro tipo de arte que Marite hacía más en sus primeras etapas. Cuando ahora destacan en sus obras los colores muy vivos y de corte expresionista... aquí aparece más contenida, con pinceladas más menudas".

Símbolo de dicha apertura, la muestra se inauguró el pasado viernes con una original propuesta basada en una performance que, como no podía ser de otra forma, partía de un desnudo. Una mujer ataviada sólo con unos tacones y un collar de perlas recorría a solas cada una de las obras sin mantener ningún tipo de contacto con los espectadores. Una comunicación íntima e intimista con cada acuarela, con cada dibujo o cada fotografía privada del ruido externo.

"Cualquier otra cosa", explica el dueño de la galería granadina, "nos parecía demasiado repetida". Sin embargo, en este caso se pensó en que nada como desnudar el alma para 'percibir' una obra de arte en su plenitud. La mujer miraba cada cuadro en una conversación privada entre arte y espectador.

Los clásicos desnudos se alejan de éstos que se ofrecen ni rescatados ni pasivos. Tan distintos pero tan desnudos y siempre en movimiento aunque una obra aparente total carencia de movimientos.

La insinuación romántica se mezcla aquí con la sugerencia pictórica que se adapta perfectamente al cuerpo del representado. Hombres, mujeres o ninfas. Cuerpos mitológicos o absolutamente reales que se mueven en formatos que van de los 12x20 a los 3 metros por ochenta, que mide uno de los cuadros.

"No hay", dice Puerto, "lecturas o historias. Simplemente propuse un tema a los artistas y ellos trajeron lo que les apeteció. Hay algunas sorpresas".

Sorpresas que desvelan la riqueza artística de un tema tan sencillo y a la vez tan complejo como un desnudo. Auténticos tesoros que no pretenden contar historias pero que poseen su propio lenguaje. Obras de arte con nombres y apellidos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios