Estopa. Músicos

"Nosotros hemos triunfado ya, el problema lo tienen los que vienen"

  • Defensores de que en esto de la música "la casualidad y la suerte existen", los hermanos Muñoz llegan esta noche al Palacio de Deportes con el disco "más autobiográfico" de su carrera y dispuestos a dar espectáculo

Los tiempos mandan, así que los hermanos David y José Muñoz se han puesto las pilas en cuestiones de redes sociales y nuevas tecnologías y en tan solo dos meses llevan lanzados "mil y pico de tuits" que han dado la vuelta al mundo a una velocidad de vértigo. Y es que después de un par de años celebrando por todo lo alto y entre amigos sus diez años en la música, era el momento de pararse, escuchar otros discos -"y grupos raros como Sonic Youth", según cuenta la mitad de Estopa entre risas- e intentar superarse. El resultado de esa transformación que no llega a metamorfosis es Estopa 2.0, posiblemente el álbum "más autobiográfico" de su trayectoria y en el que los de Cornellá se han atrevido con ritmos y sonidos que hasta ahora no habían probado. Esta noche llegan con todo el equipo al Palacio de Deportes cargados con la artillería más pesada de su repertorio y alguna que otra sorpresa.

-Llevan tan solo un par de conciertos de una gira que pinta bastante intensa... ¿Tenían ganas de subir de nuevo al escenario?

-Ganas no, lo otro. Llevábamos bastante tiempo sin tocar y después de haber visto el resultado del primer concierto en Zaragoza, es una gozada la vuelta al lío; ver que todo funciona como esperabas es increíble. Todo lo que pasa está milimetrado y cada palabra tiene una representación gráfica en las imágenes que proyectamos. Intentamos que sea un espectáculo minimalista y a veces todo lo contrario, y jugamos con los sentimientos y proyectamos imágenes en 3D con las que la peña va a flipar. El escenario es el más espectacular que hemos llevado nunca; con pantallas LED de diez metros de alto que no sé si entrarán en el Palacio... Es una experiencia de imagen y sonido que a mí me encanta.

-Haciendo gala de Estopa 2.0, que no se diga que las nuevas tecnologías no van con la banda...

-Claro, en este disco y en esta gira las hemos aplicado de principio a fin.

-Después de celebrar a lo grandísimo sus diez años en la música, este disco parece que viene a iniciar una nueva era para Estopa...

-Sí, aunque esto de reinventarse no es algo que uno busque, tú buscas superarte a ti mismo. Cada vez que hacemos una canción intentamos superarnos, luego no sabes si lo consigues o no, pero estamos en el camino de seguir haciendo canciones, de sumar. Con el paso del tiempo te vas cansando de escuchar siempre los mismos discos, y no porque no te gusten, sino porque tu oído necesita escuchar otro tipo de cosas. Para este álbum hemos escuchado desde Elvis Presley hasta Jimi Hendrix o grupos raros como Sonic Youth y nos han impresionado, y creo que eso se nota en el resultado final.

-Da la impresión de que este Estopa 2.0 es posiblemente su disco más personal, que tiene mucho de primera persona, ¿lo han sentido así?

-El disco utiliza las dos primeras personas, la del singular y la del plural, siempre hablo del yo o del nosotros. Me siento mucho más cómodo hablando de nosotros a la hora de hacer una canción, pero cuando se trata de escribir sobre un sentimiento que está dentro de mi corazón, sé que queda un poco cursi pero es así, entonces sí que pongo el yo delante y me tiro al vacío. Siento que este disco es el más autobiográfico, o totalmente autobiográfico.

-¿Y le ha dado algo de miedo ese salto al vacío?

-Aunque tú cuentes una historia de alguien siempre estás dando algo de ti, y esos personajes de los que nosotros hablábamos que son todos locos, yonquis o ladrones siempre tienen un punto que me interesa, me llama la atención el mundo marginal. En mi barrio, soy el único que habla con todo el mundo. Cerca de donde vivo hay un centro de enfermos mentales y siempre se acercan y me piden cigarros y creo que soy el único que se para a hablar con ellos. Mi padre y mi mujer cuando me ven me dicen que me paro a hablar con las persianas, pero yo creo que lo que me cuenta esta gente es mil veces más interesante que lo que me pueda decir cualquier tío que está sentado en un bar tomándose un cortado. Te cuentan cosas reales, sinceras, que te llegan. Las canciones ya saldrán después solas...

-¿Y qué tal se manejan con las nuevas tecnologías y las redes sociales los Estopa 2.0?

-Cuando empezamos con ellas lo hicimos como una herramienta de trabajo, pero luego le vas encontrando en tranquillo y te acaba gustando. Es una forma muy directa de hablar con la gente y está bastante bien. Ya hemos mandado mil y pico de tuits en dos meses , aunque son totalmente superfluos.

-Pero debe ser una sensación agradable escribir "Hola" en Facebook y tener al instante cientos de 'me gusta' y de comentarios...

-Bueno sí, mola... A mí me gusta sobre todo poner chistes, que la gente se relaje y que nuestro Twitter no sea serio en plan: ¡cuidado, peligro, una falta de ortografía! Todo está en clave de humor, se permiten faltas de ortografía y a los listillos que saben tanto ya me gustaría verlos con el suegro de mi hermano, que es Catedrático de Latín.

-Lo cierto es que lo de Estopa con internet viene de lejos; su maqueta debió ser el primer disco que 'ruló' de unos a otros por la red. ¿Cómo han visto la evolución desde entonces?

-Creo que internet es una ventana accesible al mundo, lo que ocurre es que ahora es más difícil encontrar grupos buenos. Parece que todo el mundo se puede poner a cantar, y para encontrar un grupo bueno te tienes que mirar cincuenta mil, pero sí que hay. Las compañías de discos hacían un poco de filtro, elegían lo que podía tener futuro y lo que no. Ahora todo el mundo puede hacer una canción en su casa, colgarla en YouTube y triunfar, y esa parte está muy bien. Las compañías pueden tener los días contados, pero la música no, y los grupos tampoco.

-¿Cómo le pilla la crisis de la industria a alguien que lleva doce años de carrera, que vende discos y que sigue llenando sus conciertos?

-Nosotros tenemos la suerte de haber triunfado ya; el problema lo tienen los que viene ahora, porque ahora es mucho más difícil poder vivir de esto, aunque espero que pase pronto todo y que se normalice la situación. Los que estamos dentro, los privilegiados, entre los cuales me incluyo, venderemos un poquito menos, pero pienso como la gente: ya han ganado bastante. Yo siento que soy súper rico, y no es que sea un Botín ni nada de eso... Antes tenía un sueldo mileurista y estaba súper contento. Cuando por primera vez nos pagaron por hacer una canción y era más de lo que ganaba trabajando doce horas al día en una fábrica, me dije: Tío, has triunfado, ya eres rico. Yo no tengo grandes vicios ni me gustan los yates ni los aviones privados, bueno, los aviones privados sí me gustan, para qué nos vamos a engañar, pero no es mi prioridad. Mi prioridad es mi lomo con patatas y mi cañita y mi café, y después ya si acaso un chupito de Ruavieja. Ése es mi gasto diario. Bueno, también me compro todos los tebeos que existen y me gustan y las consolas, que las tengo todas. Y algún otro vicio perdido por ahí hay, pero ése es muy barato.

-Lo que no está tan a la mano de todos es lograr hacerse con el respeto de los colegas de profesión y que hasta Joaquín Sabina se quite el bombín con Estopa...

-Yo espero que me respeten más como persona que como músico. El músico es un oficio, la persona eres tú, eres indivisible de ti mismo. Siempre intentamos dar nuestra cara humana y no estar siempre hablando de música. Cuando nos juntamos con gente como Amaia Montero o Dani Martín, que son compañeros generacionales, me olvido de la música y los considero colegas de trabajo, como cuando estaba en la fábrica y hablaba de todo con mis compañeros. Espero que nos respeten por cómo somos. Y con Sabina pasa igual. Bueno, con Sabina sí que me corto algo más, da telele e impone mucho.

-¿Y qué tal marcha su estudio? ¿Se nota la diferencia de grabar en casa?

-Va muy muy bien. Grabar tu disco en tu propio estudio es lo mejor. Que juega el Barça, paramos. Que ponen el Tour, paramos. Que tenemos ganas de cantar a las doce de la noche, pues cantamos. Esa sensación de libertad absoluta es una auténtica gozada.

-Treinta y tantos años al lado de José y la mitad de ellos también como compañero de grupo... ¿Ejerce de hermano mayor en lo musical?

-Que va, no influye la edad a la hora de tomar las decisiones. Él hace la música, yo la letra, y cada uno tenemos nuestro cometido. Él opina sobre los textos, y a mí también me gusta mucho el tema de la producción, y estamos muy encima de todo los dos. Casi siempre estamos de acuerdo, pero cuando no coincidimos hay una auténtica batalla de que sí y que no. Al final gana el que se ponga más pesao.

-¿Hay algún consejo que le habría gustado que alguien le diese cuando empezaba en esto?

-Los consejos se me dan fatal, siempre que he dado un consejo al final la he fastidiado. A mí me habría encantado que alguien me hubiese avisado de que todo es suerte y que la casualidad existe. Bueno, y también que no hay que venirse nunca abajo. Cuando un tío de una discográfica le dice a un chaval que su maqueta que es una mierda no debe venirse abajo. Es tan relativo... Cada uno debe creer en sí mismo y hacer las canciones que le gusten.

-Anuncian que esta gira "no tiene fecha de caducidad". ¿Qué está por venir?

-Estamos con las pilas totalmente cargadas. Nos hemos llevado un año enchufados al cargador y la batería debe durar al menos un año más. Llevábamos ya mucho tiempo con el repertorio de X Aniversario, que era de grandes éxitos, así que ahora hemos hecho un repertorio nuevo que a nosotros nos divierte más. Ahora podemos recrearnos en las nuevas canciones y recuperar temas que cantábamos hace mucho tiempo, como Exiliado en el lavabo, Mi primera cana, Me falta el aliento... Hacemos un concierto que para nosotros es muy divertido.

-Y ya que vienen a una tierra de músicos como Granada, ¿a quién subirían al escenario?

-¡Hombre! ¡A Miguel Ríos! Me lo has puesto muy fácil... Es amiguete nuestro y hemos tenido muchas charlas largas y es una gozada hablar con él, es un gran conversador. Hay que daros la enhorabuena a todos los granadinos por tener a ese pedazo de artista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios