Las últimas notas de 'La incompleta' dicen adiós al Palacio Carlos V

  • El argentino Barenboim se despide frente a la orquesta berlinesa con la 'Novena' sinfonía de Anton Bruckner

Después del primer bocado musical que dio a probar Daniel Barenboim en el Palacio de Carlos V, el director argentino vuelve a sorprender al público con una monumental y siempre agradecida Octava sinfonía del compositor Anton Bruckner. De nuevo frente a la Staatskapelle Berlin logró el resorte en las butacas, la orquesta berlinesa se hizo escuchar a unos oídos permanentemente atentos.

Las notas de la obra basada en la partitura original de Leopold Nowak, la Séptima, ha sido la primera de la trilogía del austriaco que Barenboim ha elegido para participar en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Sorprende, siempre. Esta vez con la interpretación de una de las piezas que llevaron al triunfo la siguiente composición de Bruckner, la Octava. Anoche el Carlos V se vistió de gala para gozar de un privilegio, un concierto sinfónico de la Staatskapelle, la orquesta que ofrece cada año alrededor de doscientas representaciones de ópera y ballet, además de una veintena de conciertos de cámara y numerosas sinfonías alrededor de todo el mundo.

El segundo episodio de la trilogía del autor austriaco se desmelena en una actuación in-situ que revela sobre el escenario una de las versiones de la pieza a la que Anton sometió a numerosos cambios tras sufrir un periodo de crisis por unas críticas negativas hacia su obra. Hasta tres fueron las versiones que llegó a componer y para esta ocasión la orquesta berlinesa interpretó la de Haas, la que Daniel ya utilizara en su grabación con la Filarmónica de Berlín el año 1994.

La Octava se rindió ayer ante un público expectante que no desiste ante los grandes dotes del argentino hilando con su batuta las notas que desprenden armoniosamente cada uno de los instrumentos de la orquesta. Con una duración de 75 minutos, es la primera sinfonía, en este caso de Bruckner, desde la Novena de Beethoven que alcanza una duración semejante.

Granada vive este fin de semana que conduce al cierre del encuentro de música y danza, un elogio para los oídos, la propuesta que Barenboim ha traído en el quinto año que forma parte de la programación del Festival. Tras dos intensas jornadas en el Palacio Carlos V hoy al caer la noche el director argentino se despedirá de la 57 edición con La Incompleta, la desafortunada sinfonía póstuma de Bruckner, la novena, como broche a la trilogía en un concierto único que comenzará a las 22.30 horas. La historia que rodea la misteriosa pieza del austriaco recuerda como en los últimos momentos de su vida desalentados por una enfermedad impidió que completase el final de la Novena sinfonía, en la que estuvo trabajando el mismo día de su muerte. Desde 1887 que escribiera los primeros bocetos no sería hasta 1891 que retomaría la composición.

A diferencia de otros años, el último recital del genial director no coincide con la jornada de clausura del certamen musical ya que a partir de mañana y a lo largo de esta semana se podrá disfrutar de cuatro conciertos en el Patio de los Arrayanes, a cargo de los profesores de los Cursos Manuel de Falla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios