"La única cosa que puede ser y no ser a la vez es el humor"

  • Las viñetas y palabras de uno los grandes cómicos del país llenaron de risas ayer la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología en la celebración del día de su patrón

Antonio Fraguas Forges es un gran dibujante de humor gráfico de familia de periodistas y escritores que se ha querido distinguir de ellos y dedicarse a las viñetas. Ayer visitó Granada para hablar de Humor e información en la celebración del día del patrón de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, en la que pronunció palabras como "no hay caminos sin una sonrisa o la vida no se puede recorrer sin humor". Con un lenguaje de la calle y unos personajes singulares con una prominante nariz, Forges es un humorista con una gran visión crítica de la vida cotidiana.

-¿Cuáles son las claves del humor en sus viñetas?

-Lo principal es aprender a reírse de uno mismo y a partir de ahí transmitir esos momentos a la sociedad y a otros colectivos. Enseñar a la gente que la idea fundamental es sonreír y reírse sobre todo de uno mismo, de nuestros fallos, de los problemas que casi en la mayoría de las veces son insignificantes, comparado con todas las rarezas que existen en la humanidad. Y estos privilegiados, los humoristas, que somos nosotros, debemos tener esa devoción a los dioses de la sonrisa por lo afortunados que somos en muchas cosas contrariamente a lo que nos creemos.

-Lo que intenta es entonces buscar la risa en temas que normalmente se presentan muy crudos en los medios...

-La risa es una forma rápida de pensar, quizás sea la forma más fulminante de pensar. En lo que nosotros llamamos sonrisa o risa, dentro de ella hay una cantidad de la sonrisa o risa, es como se sustancia el ser humano de verdad. Las dos empizan por 'h', humanidad y humor, las dos empiezan por 'hu', humanidad y humor, las dos empiezan por 'hum', humanidad y humor. Creo que son demasiadas coincidencias para no darnos cuenta.

-Hablando de que el humor es algo muy importante en la vida. ¿Cómo cree que está la situación humorística en España?

-El humor es un sentimiento colectivo de la humanidad. Es como una gran boina que tenemos todos en la cabeza puesta, pero algunos no se dan cuenta y otros nos damos cuenta con excesividad y esos somos los humoristas. Luego hay otras personas que en esa boina tienen caspa o una calva, en otras tinte o incluso puede estar contaminada por el ser humano que la lleva. En la actualidad puede haber programas de televisión o cosas que en realidad son casposas o son teñidas. ¿Eso también es humor? Sí, es humor, pero no es humor. Pero como la única cosa que puede ser y no ser la vez es el humor, por eso lo digo.

-¿Se puede hablar de distintos tipos de humor?

-No exactamente, porque de la misma manera que sólo hay un amor, al amor siempre que se le ponga un adjetivo no será lo mismo, por ejemplo, el amor platónico. El humor es uno solo, lo que hay distintos puntos de vista de sentirlo. Hay personas que no soportan que se rían de ellos y hay otras que son los primeros en reírse de ellos mismos. Si yo cuento un chiste y la gente se ríe, fenomenal, y si meto la pata y también se ríen aún mejor, porque es una forma de ponerse a la altura de tu público, que es donde tienes que estar, no andar remoloneando. El público, la gente que te ve, está más alta de lo que tú te crees y tienes que tener la humildad de aprender a escalar y llegar a su altura.

-¿Qué surge antes en la viñeta la idea o el dibujo?

-Esto está concatenado y subordinado. A veces empiezas a dibujar como cuando hablas por teléfono, y te sale. Por ejemplo, me quedo sorprendido cuando hago un chiste y mis compañeros no se han dado cuenta, porque considero que es algo evidente. En general, es muy simple. Tampoco te puedo decir como se hace. Te levantas temprano, oyes la radio, empiezas a oír a los tertulianos y te preguntas: ¿qué ha dicho este capullo? Te empiezas a motivar, luego lees el periódico, bajas a la calle... En este gremio es importante escuchar a la gente, no vivir encerrado porque entonces no te enteras de qué va la vaina. Tienes que escuchar cómo habla la gente. Si yo pongo '¡Gensanta!' la gente no lee Virgen Santa, se elude la primera sílaba incoscientemente. El lenguaje, sobre todo, es economía.

-En sus tiras cómicas, ¿hay temas que prefiera tratar u otros hacia los que tenga algún reparo?

-A mí me da igual una cosa u otra. Yo pienso la viñeta y luego la hago, y cuando la termino ya doy por hecho que no la he hecho yo, y entonces me puedo reír. Es como lo que decía antes de la boina, lo que hacemos los humoristas es señalarla, no hacerla. Por otro lado, hay problemas que yo nunca toco como es el sufrimiento humano. Las personas con problemas tienen un profundo sentido del humor a pesar de su sufrimiento, es algo que ayuda mucho a enfrentarse a la vida. Yo estoy absolutamente feliz de haber conocido a personas muy importantes para mí que no han tenido una relevancia vital pero tienen unos rasgos de los que he aprendido muchísimo. Las personas con problemas tienen más sentido del humor además de ver la vida con más alegría.

-¿Se puede decir que tiene unos referentes o modelos?

-Claro que sí, seres humanos, muchísimos y compañeros casi todos. Yo tengo entre mis colegas fama de ser muy rápido con lo que hago. Para mí está tirado. Yo soy un escritor vago, es mejor hacer el dibujo que escribirlo tú.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios