El universo fantástico de Del Toro

  • El cineasta se pasa a la literatura con 'Nocturna', una novela sobre vampiros

El universo fantástico de Guillermo del Toro ha saltado de la gran pantalla a la literatura en Nocturna, la primera novela del genial cineasta mexicano, en la que reinventa el mito de los vampiros y el misterio que los rodea. La Casa de América de Madrid sirvió de escenario para presentar la obra, la primera de una trilogía escrita a cuatro manos entre el director mexicano y el escritor Chuck Hogan, quien ha prestado su técnica y una ardua labor de documentación.

El lanzamiento de la obra, que tuvo lugar ayer en todo el mundo, no pudo contar con el reconocido director y amante del género de terror, quien actualmente filma en Nueva Zelanda El Hobbit, de J.R.R. Tolkien.

Guillermo del Toro quiso, sin embargo, estar presente a través de un vídeo en el que el cineasta relata cómo cuando era pequeño se aficionó a adentrarse en el mundo mágico de los vampiros y le "encantaba" leer una "buena historia horripilante".

Porque Nocturna no es una historia de vampiros románticos al estilo de los creados por Stephenie Meyer. "Intento que todos los vampiros sean lo más amenazantes" posible, afirmó en su mensaje el oscarizado Guillermo Del Toro, quien recibió tres estatuillas por su película El laberinto del fauno.

La obra comienza con un impactante punto de partida, cuando un Boeing 777 aterriza en el aeropuerto JFK de Nueva York en un vuelo desde Berlín. De repente, todas sus luces se apagan y se corta el contacto con el exterior. Se abre una de las escotillas, pero en el interior del avión sólo hay cuatro supervivientes de todo el pasaje, cuatro personas que necesitan sangre humana para sobrevivir. Ante el riesgo de que se trate de un ataque terrorista, las autoridades piden ayuda a dos científicos.

Así, dos epidemiólogos de una agencia gubernamental encargados de detectar pandemias, un prestamista con experiencia en esoterismo y un exterminador de ratas unen sus fuerza para comprender la mayor amenaza a la que se ha enfrentado el ser humano: un virus capaz de hacer mutar a los infectados y convertirlos en vampiros.

Se trata de un comienzo "muy cinematográfico", coincidieron en señalar algunas de las actrices y actores españoles que han trabajado con el cineasta y que fueron convocados en la Casa de la América por el sello Suma, de la editorial Santillana, encargado de publicar la obra en España. Entre ellos estaban la veterana Marisa Paredes, Eduardo Noriega e Irene Visedo, quienes participaron en El espinazo del diablo; Ivana Baquero, quien formó parte del reparto de El laberinto del fauno, y Belén Rueda, la actriz protagonista de El orfanato, cuyo joven director, Juan Antonio Bayona, recibió el respaldo de Guillermo del Toro.

Todos coincidieron en resaltar tanto la "generosidad" del cineasta como su afán de "perfeccionamiento" y su "capacidad de trabajo", que no le priva de vivir con "intensidad" y "cercanía" todas las cosas. Una capacidad, que según Pablo Alvárez, directivo de Suma, hizo que cuando Guillermo del Toro inició Nocturna años atrás la novela se le hiciese "enorme".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios