Un viaje documental a las realidades de José Tamayo

  • El cineasta Carlos Duarte lleva al Teatro Alhambra 'El hombre que caminó mirando a las estrellas', un largometraje en 'flash back' con testimonios de amigos del autor l El documental 'El hombre que caminó mirando las estrellas' se estrena hoy en el Teatro Alhambra, a las 21.00 horas.

Manuela de la Corte / granada

"Camina mejor aquel que lo hace caminando a las estrellas". La frase pertenece a José Tamayo, quien la inventó como lema de su compañía Lope de Vega. Hoy, el realizador colombiano Carlos Duarte la recupera para contar en un documental la trayectoria, la vida y la obra del director de teatro granadino que fue una figura clave a lo largo de más de medio siglo.

"Se trata de hacer un acto de justicia, recrear un momento en el teatro de este país fundamental de una forma clara, concisa y definitiva sobre cómo consigue José Tamayo traer a España en los años oscuros y de poca trascendencia cultural de los cincuenta aquellos títulos y autores prohibidos por el régimen". Luego, en plena transición cultural, "quedó denostado en el ostracismo más puro y se le condenó como director del viejo régimen, rancio y nada vanguardista", asevera contundente Duarte.

Nada que ver con la realidad. El interés del cineasta por el director surgió cuando supo que, en pleno franquismo, José Tamayo se atrevió con La muerte de un viajante, de Arthur Miller, entonces perseguido en Estados Unidos por sus presuntas convicciones comunistas. Sin embargo, los propios periódicos afines al régimen de Franco conminaron a los espectadores a que fueran a verla para que se dieran cuenta de cómo era la sociedad más decadente del mundo y que nosotros vivíamos en el goce total.

Además de a Miller, Tamayo trajo a España a otros autores "prohibidísmos", como era el caso de Pirandello, Brecht, Anouilh, Tenese Williams o Dürrenmat.

El largometraje Tamayo, el hombre que caminó mirando a las estrellas, de noventa minutos, viaja en flash back hacia el pasado del granadino a través de las voces de amigos y profesionales que colaboraron directamente con José Tamayo. Hablan Asunción Balaguer, Concha Velasco -que narra la historia junto a Fernando Guillén-, Nati Mistral -con quien coincidió Tamayo en el arriestado montaje de Divinas palabras-, Lluís Pasqual, José Monleón, Mario Gas, José Luis López Vázquez, Plácido Domingo o Montserrat Caballé, entre otros.

"Donde se ha presentado la película", explica el cineasta, "la gente ha venido y me ha mirado sorprendida porque no sabía que José Tamayo había hecho eso. Él hizo esos textos y esos montajes en un momento en que este país estaba en la edad de piedra en el pensamiento, no era precisamente un faro de luz en la conciencia universal, social y cultural. Tamayo lo consigue. Poner al espectador ávido frente a una realidad distinta".

Él era un "posibilista. Hizo de lo imposible, algo posible", enfatiza Duarte. Y es precisamente ésa la cualidad más destacable para el cineasta colombiano.

Después de un largo proceso de documentación, Tamayo, el hombre que caminó mirando a las estrellas mostrará "imágenes inéditas hasta ahora. Fotografías de Tamayo actuando, funciones de teatro o imágenes del NoDo de algunas de las primeras obras míticas del granadino durante los comienzos de los años 50.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios