Opinión

Jesús Cascón

Excandidato a la presidencia del PP de Granada

Paso a convertirme en un simple militante dispuesto a luchar junto a Mamen Castillo

No sé si en nuestro partido hay malos o buenos; tampoco si hay quien vive en el lado oscuro o en el lado claro y trasparente, pero prefiero pensar que no, que todos, con nuestros defectos y virtudes, formamos parte de una gran familia, que no es otra que el PP de Granada. Casi veinte mil militantes a los que no se les engaña con promesas o cantos de sirena; que llevan años dando lo mejor de si al partido, que nunca han pedido nada a cambio y que sólo desean ver a los mejores al frente de nuestra familia. Esos militantes, en la mayoría de los casos, no desean ver de nuevo un Congreso marcado por el enfrentamiento y la confrontación, y saben qué es lo que de verdad le conviene al PP granadino. A ellos les gustaría escuchar las propuestas que cada uno quiera o desee proponer para un mejor funcionamiento orgánico, y luego decidir libremente con su voto.

El próximo Congreso no debe plantearse como un duelo entre compañeros en donde el que venza pase factura al que pierda. Aquí ganamos y perdemos todos dependiendo de cómo hagamos las cosas... Y hago esta advertencia consciente del ambiente actual, por lo que me llega y por lo que puedo leer y escuchar en estas últimas semanas en donde unos y otros han venido arremetiendo contra aquellos que no forman parte de su candidatura. Lo realmente preocupante, y no es la primera vez que lo digo, es ver los comentarios despectivos que se generan contra algunos compañeros, descalificando su trabajo y poniendo en cuestión trayectorias personales que sólo demuestran la bajeza de los que las pronuncian.

Mal camino si seguimos así, mal camino si unos y otros permitimos la descalificación y el insulto, mal camino si para lograr nuestro objetivo utilizamos las promesas de recompesar a los que nos apoyan con cargos y prebendas; mal camino si para elaborar nuestro discurso utilizamos la falsedad haciendo culpable de los malos resultados electorales a una sola persona. Sería positivo que, llegado a este punto, paremos un momento, hagamos un ejercicio de responsabilidad y, sin renunciar a intereses y ambiciones políticas, las que cada uno tengamos, reflexionemos si merece la pena colmar esas ambiciones utilizando el enfrentamiento o, como debería ser, utilizando el respeto y la sana confrontación de ideas para mejorar el funcionamiento de nuestro partido.

Por todo ello y viendo que mi candidatura podría contribuir a la confusión , al presentarme con los mismos mensajes y el mismo discurso en positivo, en busca de un modelo de partido en el que nuestra militancia se sienta más representada y ilusionada, he decidido junto a las personas que en su momento decidieron prestarme su apoyo retirarme como candidato y mostrar mi apoyo incondicional a la candidatura encabezada por Mamen Castillo y sus #fuerzasdelasbases, apoyo que hacemos sin pedir nada a cambio ni puesto alguno en su candidatura. Está claro que es mucho lo que nos jugamos en el próximo congreso provincial, y precisamente por ello tenemos que estar a la altura de lo que nos piden nuestros militantes.

A partir de este momento paso a convertirme en un simple militante más dispuesto a luchar junto a Mamen Castillo por hacer llegar nuestro mensaje de ilusión, porque la ilusión de nuestro militantes no es patrimonio de nadie, a todos los militantes que nos quieran escuchar y que vean que hay otra forma de llevar el partido, un partido sin exclusiones, un partido donde los militantes pasen a ser los verdaderos protagonistas y en donde todos ellos tengan las mismas oportunidades a la hora de acceder a cualquiera de los puestos de nuestros listas. Un partido en donde se sepa valorar el trabajo y la preparación, un partido abierto y generoso, un partido de todos y para todos, y sobre todo un partido y un equipo que se vuelque en recuperara a todos aquellos militantes que por una u otra causa han abandonado en los últimos años. Un partido en suma en el que nadie se sienta extraño y en donde todos recuperemos las ilusiones perdidas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios