Pilar Cernuda

Bildu mete una cuña mortal

HA dicho Rubalcaba que a Bildu ni agua, que no se pacta nada con esa formación así pongan a los socialistas una pistola en el pecho, y si lo dice el candidato pues punto en boca, habrá que dar nula credibilidad a quienes desde el socialismo vasco miran con buenos ojos a los sucesores de Batasuna a los que el Tribunal Constitucional considera merecedores de participar en la vida política. Pues el vicepresidente, portavoz, ministro de Interior y candidato a la Presidencia del Gobierno dirá que los suyos no pactarán nada con Bildu, pero hay gente de su partido que estaría encantada de hacerlo una vez que se han cumplido sus deseos de que Bildu se encuentre en la antesala de las instituciones vascas y navarras.

En el PSE se vive una auténtica esquizofrenia provocada por Bildu, con todo el respeto para los esquizofrénicos, personas enfermas, mientras que lo que se advierte en el PSE es un desorden político, estratégico, anímico e ideológico que tiene su origen en la ambición, en el poder. Patxi López tuvo miedo a ser acusado de antivasco y se manifestó favorable a que la sentencia del Constitucional diera luz verde a Bildu, como luego ocurrió, y no mostró ninguna inquietud ante su posible entrada en diputaciones y alcaldías. Dentro de su partido, Odón Elorza y Eguiguren declararon por activa y por pasiva su apoyo a Bildu, y sólo cuando ha visto que el PSE perdía 150.000 votos en las elecciones, y que Bildu le desalojaba de la Alcaldía de San Sebastián, Odón Elorza ha arremetido contra esa formación, con un lenguaje además que nunca se había visto en el ya ex alcalde donostiarra.

La situación interna del PSE es caótica. Mortal, dicen los pesimistas. Si no plantan cara a Bildu, formación que sólo engaña a quien quiere ser engañado porque no disimula que defiende lo mismo que Batasuna y persigue sus mismos objetivos, perderán aún más votos de los muchos que han perdido el 22 de mayo, porque el votante socialista, y la mayoría de sus militantes, son gente de orden a los que no gustan las componendas con fuerzas que compadrean con el terrorismo y abominan de la Constitución. Patxi López tiene un serio problema, imponer su criterio al de Eguiguren como harían los muchos socialistas que conocen perfectamente el mal que aporta Bildu a la sociedad vasca. Por otra parte, llegar a acuerdos con Bildu provocaría la ruptura inmediata del pacto que mantiene López con Basagoiti, un dirigente que tardaría sólo minutos en deshacerlo. Pero aun si López se mantiene firme, ahora ya no está en su mano detener el paso a Bildu en las instituciones importantes: del PNV depende el acuerdo que impediría a Bildu alcanzar la Alcaldía de San Sebastián y la presidencia de Guipúzcoa y, a día de hoy, el PNV no se define.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios