Editorial

Capturar a De Juana Chaos

EL titular del juzgado central de instrucción número seis de la Audiencia Nacional ordenó ayer el ingreso en prisión provisional sin fianza y emitió una orden internacional de captura contra el ex preso etarra Juan Ignacio de Juana Chaos, imputado por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo. La decisión del juez responde a la actitud de De Juana de no comparecer ante la Audiencia. El asesino múltiple, que salió en libertad tras haber cumplido veintiún años de cárcel y protagonizar uno de los episodios políticos más lamentables de la historia democrática por la actitud del Gobierno durante la última tregua de la organización terrorista a la que pertenece, fue homenajeado por el mundo abertzale al día siguiente de su puesta en libertad en un acto celebrado en San Sebastián el 2 de agosto. En dicho acto se dio lectura a una carta, supuestamente escrita por De Juana Chaos, que contenía expresiones claramente vinculadas a la ideología de la banda ETA y terminaba con una frase que utilizaba quien era su jefe mientras ejerció como jefe del comando Madrid y mató a veinticinco ciudadanos en atentados de una gran crueldad. Su supuesta autoría de esta carta es la que llevó a la Justicia a instruir diligencias y, finalmente, a imputarle un delito de enaltecimiento del terrorismo. De Juana se encuentra, al parecer, refugiado en Irlanda del Norte, donde un bufete de abogados, de hecho, representa sus intereses. Aunque hay ciertas dudas sobre la capacidad real de las fuerzas de Seguridad del Estado para demostrar dicha autoría, es indudable que la Justicia no puede ser sino rigurosa en la persecución de un posible delito de tal gravedad y cometido, además, por un individuo de su trayectoria que no ha dado muestras de arrepentimiento, sino todo lo contrario. Es de esperar que, más pronto que tarde, Juan Ignacio de Juana sea detenido por la policía de algún país europeo y puesto a disposición del juez que instruye el caso, tras lo cual habrá de enfrentarse a un juicio con todas las garantías a fin de determinar si es culpable o no de este nuevo delito. Sería uno más de su larga carrera de agente del terror y enemigo voluntario de la sociedad democrática y de España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios