hoja de ruta

Ignacio Martínez

Cazafantasmas

EN toda Europa hay gente muy preocupada por la crisis de la deuda soberana griega, que cavila sobre lo que hará finalmente Samaras, el jefe de la oposición helena. Hay dudas sobre si se comportará como la oposición española, que no ha votado ni una sola de las reformas propuestas por el Gobierno, a ver si se consume Zapatero en la hoguera de su propia estulticia. O si hará como el PSD portugués, que le votó a favor tres planes de ajuste a Sócrates, antes de negarse a secundar el cuarto.

Apuesto a que Samaras, al final, se comportará en portugués, o sea en responsable. Estulticia del presidente aparte, da repelús ver a Montoro en la televisión convocando a brujas y fantasmas, mientras la Bolsa de Madrid baja y los intereses de la deuda española se disparan. Ya queda poco; incluso es posible un adelanto electoral. Anda Zapatero colocando con prisas a Bernardino León en la Unión Europea, a Bibiana Aído en la ONU. Lejos de la quema.

En todo caso, hay quien ve la botella europea medio llena. Un total de 48 patrones de empresas francesas y alemanas han firmado un manifiesto en el que rompen una lanza a favor del euro. Ahí están los jefes de Air France KLM, Alcatel, France Telecom, BMW, Peugeot Citroën, Suez, Correos alemanes, E.ON, Deutsche Bank, Total... Entre todos suman una facturación equivalente a una vez y media el PIB español y cinco millones de trabajadores.

Dicen que ésta no es una crisis del euro sino de la deuda. Que desde que entró en vigor la moneda única hace doce años, se han creado nueve millones de empleos en la zona euro. Las empresas europeas han ensanchado su capacidad financiera y aumentado su competitividad. La crisis ha llevado a algunos países de la Unión a endeudarse en exceso y hay que ayudar a esos países a encontrar su independencia financiera. Que el retorno a una situación financiera estable costará muchos miles de millones de euros, pero que la UE y nuestra moneda única valen la pena. Y hacen falta reglas de estabilidad y de coordinación más estrictas, pero que no son buenas ideas como sacar a algún país del euro o una escisión entre los países del Norte y del Sur. En definitiva, un bendito grupo de cazafantasmas, esos seres diabólicos que tanto le gustan a Montoro.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios