Quosque tamdem

Luis Chacón

luisgchaconmartin@gmail.com

Doña gestitos

Como el jueves se anuncie que el MWC se traslada a Dubai, Colau tendrá que dar más de una explicación

Dicen que el rey no duerme desde que la alcaldesa de Barcelona anunció a bombo y platillo que no participaría en la recepción oficial del Mobile World Congress. Y es que la señora Colau no quiere, en sus propias palabras, rendir pleitesía a un monarca que debería revisar su relación con Cataluña. Al parecer, don Felipe debe incumplir la Constitución y darle a los independentistas el capricho de saltarse la ley cuando les apetezca. Algo que ella defiende con esa falacia de no respetar las leyes que crea injustas. O igual, con lo de la pleitesía, la buena señora se imagina que tiene que arrodillarse ante el monarca y decirle: Ada Colau, una admiradora, una esclava, una amiga, una sierva… rememorando la frase del legendario Fernando Galindo de López Vázquez a la escultural Katia Loritz en Atraco a las tres. Aunque yo le recomendaría más bien, y dada la exigua minoría con la que cuenta en el ayuntamiento -once concejales de cuarenta y uno-, que vaya ensayando la escena del balcón del mítico Pepe Isbert de Bienvenido Míster Marshall, porque como el jueves se anuncie que el MWC deja Barcelona y se traslada a Dubai, la señora Colau va a tener que repetir hasta la saciedad aquello de como alcaldesa vuestra que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar. Y si no la paga ya se la cobrarán los votantes en mayo del año próximo. Que las municipales están a la vuelta de la esquina.

Que el señor Torrent y otros representantes del independentismo catalán se desmarquen con su ya habitual repertorio de boutades, majaderías y pamplinas, entra dentro del delirante vodevil en el que han decidido convertir su actividad política. Pero que lo haga alguien que pertenece -o eso suponemos- a Podemos, un partido que al parecer -porque ya nada está claro en esa jaula de grillos- tiene una idea determinada de España, empieza a ser más propio de una pataleta pueril que de un objetivo político.

La alcaldesa ya patinó con el MWC nada más iniciar su mandato cuando puso en duda su continuidad. Olvida que la presencia del rey es fundamental para un evento que se celebra en Barcelona pero cuya imagen internacional es España. Más, cuando la inestabilidad política a la que está contribuyendo ya ha expulsado demasiada riqueza de Cataluña. La cuestión fundamental es cuánto le puede llegar a costar a la Ciudad Condal la incompetencia y la frivolidad de doña Gestitos Colau.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios