Quosque tamdem

Luis Chacón

luisgchaconmartin@gmail.com

Piove? Porco governo

No tiene sentido hacer responsable al gobierno de la nevada ni mucho menos, de la imprevisión de los ciudadanos

Lo contó el ministro Garrigues Walker en un artículo en El País, allá por los años setenta. La anécdota la vivió otro liberal -el profesor Pedro Schwartz- en una playa italiana en la que compartía espacio con una familia de sombrilla, mesa plegable y neverita. Al poco de acabar de instalarse, empezó a llover. La reacción del padre de familia -imagino que a voz en grito y gesticulando como sólo puede hacerlo un napolitano histérico- fue inmediata: Piove? Porco governo. Está claro. Si llueve, la culpa sólo puede ser del cochino gobierno de turno. ¿De quién va a ser si no?

Nos han acostumbrado tanto a exigir al estado que sea nuestra niñera que renunciamos alegremente a ejercer nuestras responsabilidades más inmediatas. Todos sabemos de paseantes -llamarlos montañeros sería un contradiós- que se adentran a explorar las cumbres nevadas con la misma alegría que pasearían por la Gran Vía en una noche de verano. Hemos visto bañistas sonriendo a la bandera roja y haciendo caso omiso a las advertencias del socorrista y estamos hartos de ver en televisión a personas normales saltarse, en pleno temporal, la cinta de peligro que acaba de poner la policía, para inmortalizar con su móvil alguna ola gigante rompiendo contra la costa. Cada una de estas noticias suelen conocerse cuando la Guardia Civil tiene que rescatar a tres tipos con deportivas y sin abrigo ateridos de frío, un heroico socorrista se deja la vida intentando salvar a quien se reía de la bandera roja unos minutos antes o un golpe de mar se lleva a unos cuantos fotógrafos de ocasión que se quedan sin la imagen de su vida y a veces, sin la propia vida.

Al gobierno, a este y a cualquier otro, se le puede acusar de falta de previsión, de no organizarse convenientemente o de no disponer de los medios técnicos y humanos suficientes para reducir al mínimo las consecuencias del temporal pero no tiene sentido hacerle responsable de la nevada ni mucho menos, de la imprevisión de los ciudadanos. Durante días se anunció el temporal para el fin de semana de Reyes. Pero hemos visto infinidad de imágenes de vehículos sin cadenas y conductores que se han echado a la carretera sin la más mínima previsión. Todo el día enganchados a internet para poner fotos de la nieve pero son incapaces de consultar el estado de las carreteras. Supongo que la mayoría de ellos pensarían, al escuchar las noticias, eso tan español de tampoco será para tanto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios