Crónica personal

Pilar Cernuda

Salgado contra Bruselas

La vicepresidenta económica ha rechazado de plano la indicación de Bruselas de que España incremente el IVA, diciendo que ese incremento provocará la subida de los precios y la bajada del consumo. ¿Les suena? Por si no les suena, eso es exactamente lo que decían algunos partidos de la oposición -PP, CiU- cuando Solbes subió el IVA del 16% al 18%, y es exactamente lo que decían la mayoría de los empresarios y economistas españoles, que pedían, suplicaban, que dejaran el IVA como estaba y que el Gobierno aplicara medidas relacionadas con las cuotas sociales, para dar así un respiro a las empresas, que a fin de cuentas son las que crean más empleo.

Hace unos meses, cuando el Gobierno anunció que a partir del 1 de enero finalizarían las desgravaciones por vivienda, los principales economistas se llevaron las manos a la cabeza: eso significaba la puntilla al sector de la construcción, bastante apuntillado ya, porque evidentemente se reduciría la compra de viviendas. El Gobierno lanzó las campanas al vuelo cuando, en otoño, se incrementó la venta, campanas que no escuchó nadie porque era de cajón que se vendían a toda prisa porque los españoles que estaban en condiciones de comprar o de conseguir un crédito hipotecario querrían cerrar la operación antes del 31 de diciembre, para que todavía se les pudiera aplicar la desgravación. Fomento acaba de anunciar que la venta de viviendas ha sido un desastre en los primeros meses del 2011. Pues claro.

Estamos en el punto de mira de Bruselas, no porque la Unión Europea tenga especial afecto a España y se sienta muy preocupada por la situación de precariedad en la que viven millones de españoles. No. Lo que inquieta a Bruselas es que la mala gestión económica del Gobierno español arrastre a los países del euro, ponga en riesgo la supervivencia de la moneda europea. Esa es la razón de que Bruselas haga exámenes permanentemente a España y le obligue a hacer los deberes. Los de mayo del año pasado fueron de una dureza extrema, y habrá que ver ahora qué nos espera el 24 de junio. Habrá que ver la cara de los miembros de la Comisión y de los presidentes y responsables de economía cuando Zapatero y Salgado presenten la reforma laboral y la negociación colectiva que proponen tras la ruptura de conversaciones entre sindicatos y patronal.

De momento nos ha llegado un aviso desde Bruselas: tenemos que subir el IVA, el precio de los carburantes y el precio de la luz. Una nueva preocupación, a los españoles ya no se les puede ahogar más, las únicas medidas que ha tomado Zapatero hasta ahora han sido apretar más y más, sin una sola propuesta que genere empleo o signifique un alivio para los distintos sectores que ya no saben hacia dónde mirar para sobrevivir. Y Bruselas ahora ya no recomienda, sino que exige.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios