Sin cantar y por los suelos

El tiempo de este invierno hace que Granada tenga más en común con Inglaterra que con el clima de la cuenca del Mediterráneo. De aquí a unos domingos, como siga así, en Cumbres Verdes se podrán ver partidas de la caza del zorro. El problema es que la falta de constumbre provoca que muchos estados anímicos bajen en proporción inversamente proporcional al aumento del agua en los pantanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios