La esquina

No habrá número dos

JUNTO al aguardo de lo que decida Zapatero sobre los "disponibles" del PSOE andaluz para formar su Gobierno, otra de las pocas certezas de la política regional del momento es la que se refiere a la hipotética creación de una vicepresidencia de la Junta y la identidad de su ocupante.

Hipótesis descartable, esa es la certeza. Cerrado por voluntad propia el problema sucesorio, Manuel Chaves no quiere de ninguna manera señalar con el dedo ahora a su heredero/a convirtiéndole en vicepresidente/a y desatando pugnas internas desde el momento mismo de nombrar gobierno para una legislatura complicada. La posibilidad de diluir el conflicto designando dos o tres vicepresidentes (Mar Moreno, Gaspar Zarrías y José Antonio Griñán, por ejemplo) aún le parece más inconveniente. De modo que ha decidido concentrar en su propia persona todo el poder político. En el nuevo Gobierno sólo habrá un número uno y muchos consejeros de más o menos rango en función de la importancia de sus departamentos.

Quitando las certidumbres mencionadas, todo lo demás está abierto y únicamente lo conoce Chaves. Si me preguntaran a mí lo que va a hacer sólo me atrevería a asegurar la continuidad de tres de los consejeros actuales: los citados Zarrías y Griñán y la titular de Salud, María Jesús Montero, estrella ascendente en el universo socialista-chavesiano, que pasó por encima de varios pesos pesados del PSOE sevillano en la lista electoral y fue privilegiada con una intervención en el mitin central, con Zapatero y Chaves, en la capital andaluza (bueno, exactamente en Dos Hermanas). La continuidad de Rosa Torres en Cultura, también probable, está supeditada a la decisión acerca de su presunto liderazgo en el PSOE malagueño en lugar de la prácticamente caída Marisa Bustinduy.

En el otro extremo -firmes candidatos a no repetir- se encuentran los consejeros de Justicia, María José López, y Agricultura, Isaías Pérez Saldaña, así como los interinos de Educación y Turismo. Cerca de esta misma situación se halla la titular de Gobernación, Evangelina Naranjo, en este caso por oposición firme de la ejecutiva socialista de Sevilla, cuyo secretario general, José Antonio Viera, aspira precisamente a reincorporarse al Ejecutivo andaluz. ¿Otros firmes candidatos a ingresar en la élite consejeril de la política regional? Los mejor colocados son el secretario del PSOE de Almería, Martín Soler, la delegada de la Junta en Granada, Teresa Jiménez, y la diputada onubense Cinta Castillo. Y, por supuesto, Mar Moreno, si no va a Madrid.

Ya saben: a esta selecta nomenclatura, más algún "tapado", se le aplican los criterios de cuotas de género, territorios y equilibrios internos y sale completo el Gobierno... que le dé la gana a Chaves.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios