Rosa de los vientos

Pilar Bensusan

bensusan@ugr.es

En saco roto

La mentalidad de los granadinos es herencia de nuestra propia historia y no se puede doblegar con artificios ni falsedades

Llama poderosamente la atención que quienes defienden con uñas y dientes la falacia andaluza y su ilegal e inconstitucional régimen sólo sean especialistas en caer en el insulto hacia quienes no pensamos como ellos, hacia quienes queremos un futuro más equitativo y menos desigual para Granada. Insultos sin argumentos de ningún tipo, ni políticos, ni históricos, ni geográficos, ni administrativos, ni económicos… -porque no los tienen-, sólo la descalificación personal, que al parecer es lo único que les queda a quienes no les asiste la razón en absoluto.

Pero llama aún más la atención que el discurso inventado y construido por el régimen durante 40 años no haya calado nada entre los granadinos, que nunca nos hemos sentido andaluces ni nos hemos identificado con el folclorismo ideológico propagado machaconamente por su aparato propagandístico, con Canal Sur como ariete instrumental.

No han conseguido que nuestras mentes asimilen a Andalucía como propia, ni a esta autonomía como natural. Y cuando en 1980 se votó el acceso de estas 8 provincias a una Comunidad Autónoma única, si no se hubiera vendido el discurso de que había que constituir esta autonomía sí o sí para no descolgarnos y ser iguales que Cataluña o País Vasco, y que cualquier otra opción nos situaba a la cola de España, el resultado del referéndum hubiera sido mucho más desastroso todavía para sus partidarios. Cuya prepotencia se consumó al atreverse a validar ilegítimamente una autonomía rechazada por el pueblo en referéndum.

Latifundios con señoritos, frente a minifundios; riqueza frente a pobreza: arrogancia y prepotencia frente a sencillez; jarana y folclore frente a seriedad y austeridad; tierra baja y abierta frente a grandes altitudes con gentes más cerradas. Ausencia de identificación entre gentes, así como con los símbolos diseñados por el régimen, que ni sentimos como ciertos ni como propios.

Pero el adoctrinamiento andaluz ha caído en saco roto. O han sido bastante más torpes que en las escuelas catalanas, TV3, ANC y OC, o es que, por más que lo intenten, no pueden conseguirlo. Es que 6 siglos siendo un Reino absolutamente independiente de Andalucía pesan mucho.

El único logro de esta falsa Andalucía en sus 40 años de régimen ha sido constituir administrativamente -a la fuerza- una triste e inútil mancomunidad de diputaciones.

Nada más, porque la mentalidad de los granadinos es herencia de nuestra propia historia y no se puede doblegar con artificios ni falsedades.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios