EEUU asume la muerte de otros 26 civiles en Afganistán

  • Un informe del Mando Central revela los indeseados efectos de tres incursiones de un bombardero sobre "blancos talibanes"

El Mando Central de las Fuerzas Armadas de EEUU admitió ayer que, probablemente, alrededor de 26 civiles perecieron durante una serie de bombardeos lanzados sobre una zona del occidente de Afganistán a comienzos del mes pasado.

El Mando Central indicó en un informe que las muertes ocurrieron durante una serie de tres incursiones, realizadas por un bombardero B-1 sobre una zona en la que se encontraban miembros de las fuerzas talibán. Los ataques "fueron el medio apropiado de destruir una amenaza enemiga", indicó.

El informe emitido tras una investigación del incidente señaló, sin embargo, que es imposible determinar con precisión el número exacto de muertes civiles y admitió que podría ser más alto.

Los ataques, que causaron tensiones entre Washington y Kabul por el número creciente de bajas civiles, se llevaron a cabo contra lo que las autoridades militares calificaron como "legítimos" blancos talibanes en la región.

Y las muertes de civiles se siguen sucediendo: al menos seis, , entre ellos varias mujeres y niños, murieron el viernes a causa de la explosión de un artefacto al paso del vehículo en el que viajaban en la provincia afgana occidental de Herat, informó una fuente policial. El portavoz de la Policía para la región oeste, Abdul Rauf Ahmadi, citado por la agencia AIP, informó de que el ataque tuvo lugar en la zona de Syoshan, perteneciente al distrito de Guzara.

Los seis tripulantes del vehículo, que quedó completamente destruido tras el estallido, perdieron la vida en el ataque.

Entre las víctimas hay mujeres y niños, añadió Ahmadi, que no precisó una cifra.

Según datos de la ONU, 2.118 civiles perdieron la vida en 2008, el año más sangriento desde que los talibanes fueron desalojados del poder en 2001.

Un 55% de ellos (1.160 personas) perdieron la vida en acciones atribuidas a los talibanes, mientras que el Ejército afgano y las tropas internacionales fueron responsables de la muerte de 828 personas (un 39 por ciento), según la ONU.

Un soldado británico murió ayer como consecuencia de una explosión registrada en el sur de Afganistán, informó ayer el Ministerio de Defensa del Reino Unido. El militar, del Primer Batallón de los Guardias Galeses, falleció al estallar un artefacto mientras hacía una patrulla rutinaria en la conflictiva provincia de Helmand.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios