La Almazara de Paulenca quiere ser museo nacional del aceite

  • La idea de Juan Miguel Giménez Miranda y su familia es aumentar las visitas a este anejo de Guadix, gracias a este edificio del primer tercio del siglo XVIII

A unos tres kilómetros de Guadix se encuentra el anejo de Paulenca, un lugar que sobresale por su población en cuevas, pero que alberga, también, todo un lujo aún por explotar. Es la Almazara de Paulenca, que la familia Giménez Miranda quiere convertir en el Museo Nacional del Aceite. La casa es del siglo XVI y la Almazara del primer tercio del siglo XVIII. Los propietarios se han puesto en contacto con las administraciones e, incluso, el pasado mes de julio contaron con la inauguración oficial del Museo del Aceite, en la que estuvo presente el alcalde accitano, José Antonio González Alcalá y unas 300 personas. Los fines de semana y festivos, la almazara, además de ser un lugar para el descanso y una casa rural para el turismo con una cocina magnífica, se convierte en el templo del flamenco gracias a la afición del músico accitano Juan Miguel Giménez Miranda por la guitarra.

Para impulsar las visitas de turistas a la comarca accitana, la antigua almazara ha sido convertida en mesón y en museo etnográfico del aceite, pudiéndose observar la antigua maquinaria destinada a la elaboración del aceite. Todo gracias al trabajo de Juan Miguel Giménez, que ha restaurado las máquinas que hacían funcionar la almazara y que son de propiedad familiar. De los 88 molinos de este tipo que hay documentados en España, sólo cuatro se encuentran en Granada, aunque ponerla en marcha para producir ahora aceite en estos tiempos ya no sería competitivo.

Este apasionado del flamenco quiere darle un impulso más a la antigua almazara y convertirla en Museo Nacional del Aceite, donde, de modo didáctico, se entremezcle el mundo del aceite con una sala de conciertos, una sala de exposiciones y el restaurante. "Estoy ya con todos los trámites para darle ese impulso nacional al Museo del Aceite. Son trámites lentos, porque te piden una serie de requisitos, ya que hay que crear un horario permanente y un registro de todo lo que hay y resulta que entra todo: la casa, que tiene 400 años y es del siglo XVI, y la almazara, que es del siglo XVIII. Entra todo el recinto porque la casa pertenecía a la almazara y la almazara a la casa".

Giménez explica que la de Paulenca es una de las pocas almazaras de propiedad privada convertidas en museo. "Casi todas las almazaras museos en España son de propiedad municipal, salvo unas pocas que son de titularidad particular como la nuestra. Yo he hecho un esfuerzo tremendo para que Guadix no pierda su última almazara como ha perdido tantos molinos de harina, para que esta tierra siempre quede en el recuerdo y que las nuevas generaciones conozcan cómo se hacía el aceite. Aquí en la almazara de Paulenca siempre van a tener un referente, y por eso quiero legalizarla y ponerla al más alto nivel", explicó el músico accitano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios