Ayllón y UPyD arrebatan a los socialistas el bastión de Armilla

  • UPyD e Idea apoyan al PP, que quita el bastón de mando a Gerardo Sánchez en un tenso pleno con la ciudad dividida

Comentarios 6

El caldeado ambiente que había a las puertas del Ayuntamiento de Armilla antes del comienzo del pleno celebrado para constituir la nueva corporación local ya hacía presagiar que la votación no iba a estar exenta de momentos tensos. No hubo ninguna sorpresa de última hora, y Antonio Ayllón, candidato de los populares, se hizo con el bastón de mando y el sillón de alcalde en una sesión que se desarrolló al ritmo de pitos, silbidos y gritos llenos de impotencia y enojo para unos, y de aplausos y alegría para otros.

La votación se realizó a mano alzada y la suma final fue la que desde hace algunos días se estaba anunciando en las redes sociales: Armilla estará gobernada los próximos cuatro años por un gobierno tripartito, conformado por PP, Idea y UPyD. El socialista Gerardo Sánchez, pese a ser la suya la lista más votada, perdió las riendas del Consistorio al no haber logrado en las urnas la mayoría absoluta y recibir ayer sólo los nueve votos de los suyos. Once manos respaldaron la investidura de Antonio Ayllón como primer edil: obtuvo además de los seis votos populares, el respaldo de los tres ediles de UPYD y de los dos de Idea. El concejal de IU, Rafael Muñoz Criado, se votó en soledad, fiel a sí mismo.

El resultado de la votación fue recibido en el salón de plenos con 'oés' de campeón para Ayllón, muy acordes con el tono que tuvo la sesión en sus diferentes tiempos, ya que desde el principio, desde la designación de la mesa de edad, el pleno estuvo tan reñido como si de un partido de fútbol de dos eternos rivales se tratara, con sus respectivas aficiones completamente encendidas, entregadas y divididas.

Una vez Ayllón se alzó con la victoria y saludó exultante y victorioso al auditorio como nuevo alcalde de Armilla, en las bancas del público se oyó de todo: desde gritos festivos de "¡alcalde!", hasta insultos e invitaciones a que regresara a Loja, su pueblo. Su mujer, que estaba sentada entre el público, recibió emocionada de inmediato el abrazo y el calor de muchos de los asistentes, entre los que por cierto se encontraba la diputada nacional Concha de Santa Ana.

Por su parte, Gerardo Sánchez se quedó con gesto serio y resignado, pero con la convicción de que es el PSOE el partido "legitimado" para gobernar en Armilla. "Yo como su candidato me considero legítimo alcalde de Armilla, sin embargo, en esta nueva situación en la que la legislación nos ha colocado procuraremos desarrollar nuestro programa electoral con propuestas, de forma positiva, intentando que aquello que los ciudadanos han votado, que han sido las medidas progresistas, se implanten en el municipio", manifestó a la prensa antes de abandonar el salón mientras Ayllón saludaba, uno a uno, a todos los vecinos que se acercaron a él tras su proclamación.

Una vez concluyó el interminable desfile de felicitaciones, Ayllón ofreció su primera comparecencia ante los micrófonos como flamante nuevo primer edil de Armilla. Y comenzó sus palabras haciendo referencia al "jaleo" que había marcado el desarrollo del pleno, lamentando que "con unos posicionamientos hipócritas y poco reales se quiera manejar y manipular a la gente como se ha visto hoy aquí", cuando, como recordó, ha habido otros acuerdos en otras ciudades, por ejemplo en Las Gabias, donde el PP había sido el partido más votado. Ahora, según subrayó, comienza "una etapa nueva, de cambio" para Armilla, donde pretende "que los escándalos se acaben".

Uno de los que se llevó gran parte de los abucheos que empañaron el acto, fue el concejal de UPyD Manuel Megías, apodado 'Bolero', quien, tras recalcar que han sido más de 7.000 votos los que han apostado por el cambio, lamentó que la suya y las otras fuerzas políticas que han formado el nuevo gobierno tripartito se hayan visto cuestionadas de una forma que en su opinión raya la inconstitucionalidad. "Lo que hemos hecho es algo legal y necesario y lo vamos a administrar con muchísima responsabilidad".

Por su parte, José Luis Castillo, concejal de Idea y otro de los abucheados, enfatizó que tras 28 años de gobierno socialista en el municipio por fin exista una "alternativa democrática nacida del pueblo" para llevar a cabo "otra forma de gobernar". Y en cuanto al concejal de IU -el único que sólo recibió aplausos-, garantizó que su oposición "será constructiva", pues para él lo importante no son los políticos sino los ciudadanos.

Aunque la sesión fue intensa y se registraron momentos de ruido en los que ni se pudo escuchar a los concejales prometer su cargo, no fue necesaria la intervención de las fuerzas del orden dentro de la sala. Así, los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local (una docena aproximadamente) desplazados hasta el Ayuntamiento en prevención de altercados se limitaron a procurar que la entrada al consistorio se llevara a cabo de forma ordenada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios