El Ayuntamiento vuelve a clausurar el camping de un dirigente de IU

  • El municipio argumenta la orden de cierre en un cambio de actividad del establecimiento · El dueño lo niega y asegura que la medida manda al paro a 10 empleados

Comentarios 1

El Ayuntamiento de Almuñécar ha vuelto a ordenar el cierre el camping El Carambolo, del que es copropietario el portavoz de IU, Fermín Tejero, por un presunto cambio de actividad que según esta formación "no se ha producido". Si bien IU se mostró confiada en que la justicia le dará la razón a la sociedad que regenta el establecimiento, destacó el "daño" que provocará la medida a nivel económico, con la pérdida de diez puestos de trabajo, y para la imagen turística de la localidad.

Izquierda Unida, mediante una nota firmada por su coordinador local Antonio Leyva, denunció que el alcalde sexitano, Juan Carlos Benavides, ordenó el precinto del camping mediante una Resolución de Alcaldía de fecha 19 de marzo "sin base alguna". Asimismo, recordó que ya el 3 de mayo de 2005 había hecho lo propio "con la excusa de unas pequeñas irregularidades que, en cualquier otro negocio, apenas habrían dado lugar a una amonestación".

Ese cierre "ocasionó un gran perjuicio económico y de imagen a la empresa", destacó IU, señalando que durante un año el Ayuntamiento "negó a los propietarios del camping el acceso a los documentos del expediente y dilató la respuesta a los requerimientos que la empresa presentaba solicitando el levantamiento del precinto, porque ya se habían subsanado las irregularidades". Finalmente, la Junta de Gobierno Local comprobó "que todo estaba en orden" y permitió su reapertura.

Aquel cierre motivó un pleito resuelto recientemente en el que "la justicia ha dado la razón a los propietarios del camping y considera que el Ayuntamiento se extralimitó en sus funciones", señaló la coalición de izquierdas, añadiendo que "el juez ordena al alcalde que retrotraiga todas sus actuaciones al inicio del expediente y que argumente, una por una, las supuestas irregularidades". Denunció asimismo la "actitud caciquil del señor Benavides", que está suponiendo que los ciudadanos "tengamos que pagar juicios y abogados con fondos públicos por las decisiones caprichosas" del primer edil. "La respuesta del alcalde a esta sentencia ha sido una huída adelante al ordenar un nuevo precinto del camping, amparándose en un supuesto cambio de actividad que no se ha producido", afirmó IU, destacando que "en base a esa orden de cierre, ha multado al camping por estar abierto 'un día antes de que se comunicara el cierre'".

La formación se mostró muy confiada en que, "como en la anterior denuncia, el alcalde volverá a perder este pleito, pero mientras tanto es enorme el daño económico que está infringiendo a la empresa y, por supuesto, el daño moral a sus propietarios". IU calificó el cierre del camping El Carambolo como "un atentado al supuesto impulso al sector turístico", y criticó la "pérdida de una decena de puestos de trabajo" en el bar, el restaurante, las colonias de verano, acampada y mantenimiento. Por último, pidió a las asociaciones representativas del sector hostelero "que expliquen su postura ante este cierre que, además de injusto, ocasiona una mala imagen para el sector".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios