El Ayuntamiento ve "muy improbable" que pueda pagar las nóminas de julio

  • El gobierno formado por PP y PA dice que la situación económica es "calamitosa"

El nuevo equipo de gobierno de Dúrcal, integrado por PP y PA, asegura que la situación económica que ha heredado de los socialistas es "calamitosa" y duda "muchísimo" que pueda hacer frente al pago de las nóminas de los trabajadores correspondientes al mes de julio, que incluyen la paga extraordinaria y cuyo importe total supera los 350.000 euros.

Fuentes del gobierno municipal que preside el popular José Pazo relataron que ya en mayo se retrasó el pago de los sueldos de los quince empleados públicos, pero que finalmente se pudo subsanar el problema. Ahora se repite, con el añadido de afrontar una paga extra.

Las deudas se acumulan y no está nada claro cómo se va a salir adelante. Desde que el PP accedió a la Alcaldía, relataron las citadas fuentes, ha tenido que hacerse cargo de cosas con las que no contaban, como renegociar la deuda con Endesa para que no le cortara la luz a un colegio público. A la compañía de electricidad se le debían más de 200.000 euros.

A los proveedores, continuaron las fuentes del equipo de gobierno, se les adeudan más de tres millones de euros y es casi imposible saber a ciencia cierta cuándo y cómo se les va a pagar. Además, durante la primera mitad del presente ejercicio los socialistas ya se habrían gastado el dinero que les ha adelantado la Agencia Pública de Administración Territorial, dependiente de la Diputación, a cuenta de la recaudación del Impuesto de Bienes Inmuebles.

"Según un informe de Tesorería, en lo que va de año se ha producido un desfase entre los ingresos y los gastos de 1.300.000 euros. Eso, en un pueblo con un presupuesto anual de sólo seis millones de euros, es una situación calamitosa, insostenible", aseguraron.

Al gobierno de populares y andalucistas apenas se le ocurren soluciones de urgencia. Han encargado un estudio de viabilidad económica pero temen que eso no baste. Hace falta liquidez de forma inmediata y la única forma de conseguir ingresos propios que les queda es mediante el cobro de tasas municipales: la de basuras, la del agua y la de vehículos.

"Pero con todo eso apenas alcanzaríamos a cubrir el diez o el quince por ciento de lo que cuesta pagar a los trabajadores. El resto de lo que teníamos ingresado ya se ha gastado", insistieron.

El PA dice que desconocía el estado de las arcas, pese a que en la anterior corporación también tenía un concejal, al igual que ahora. El PP asegura que tampoco podía sospechar que la crisis fuera de tal envergadura.

Un ejemplo más: este verano, las fiestas patronales dependen de que se puedan financiar "con la participación ciudadana". De lo contrario, probablemente habría que anularlas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios