MUNICIPIOS HOY

"El maestro de Molino debe llevarse todos los honores"

  • El jurado premia la trayectoria de Hipólito García con el premio Honorífico Oleícola Sabor Granada

Hipólito García recibió el reconocimiento de manos del presidente de la Diptuación. Hipólito García recibió el reconocimiento de manos del presidente de la Diptuación.

Hipólito García recibió el reconocimiento de manos del presidente de la Diptuación.

Hipólito García Toledo, más conocido como Poli, fue uno de los protagonistas de la entrega de Premios a los Mejores Aceites de Oliva Virgen Extra Sabor Granada. Su nombre estaba entre los premiados, pero el no aportó ningún aceite, si no más bien, mucho conocimiento. Fue quien recogió el Premio Honorífico Oleícola por su carrera profesional en pro del sector, dentro del Laboratorio Agroalimentario de Granada de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, durante 39 años ocupó diversos puestos desde asesor técnico, coordinador de análisis y director del mismo en su última etapa antes de su jubilación. Hipólito García -colaborador en el Consejo Oleícola- junto a Rafael Gutiérrez y González Criado fueron los responsables de dar los primeros pasos en la elaboración del método de valoración sensorial del aceite (cata). Y como Poli comenta "esos cuatro locos conseguimos meter nuestro aceite en la metódica de la Unión Europea, en la metódica del COI, y en todos lados". En 1979, "ya estábamos haciendo los primeros pinitos con el método de valoración sensorial", y de allí surgió el primer panel reconocido por el COI y con acreditación ENAC, que más tarde ha sufrido múltiples ampliaciones. "¡Joroba! Cómo ha cambiado la cosa", recuerda mientras prosigue su repaso en la historia "hace 30 años Granada era el culo del mundo en aceites, se conseguía porquería. Hoy, tenemos almazaras de Granada que se llevan el primer y segundo Premio Mario Solinas, el más importante del mundo por el COI", enfatiza " y otra almazara se lleva el premio del Ministerio, siendo España la primera productora mundial...", reflexiona.

Estos avances en parte se deben "a los maestros de molino, los nuevos gerentes que han entrado en las Cooperativas, almazaras...porque, ¡ojo! obtener calidad cuesta dinero, y es muy fácil predicar .. pero hay que llevarlo a la práctica, y los viejos del lugar en cuanto a las ideas, aprietan con el ¿qué me reporta a mi la calidad? Eso es fatal. Y con eso hay que luchar todos los días".

Hipólito García sostiene que quien debe llevarse todos los honores en el sector oleícola es el maestro de molino. "Nos pensamos que sabemos de aceite, pero el aceite sabe más que nosotros. De una misma variedad, de un mismo olivo y cambia de año a año porque depende de la climatología, de pluviometría, del cuidado que se le tenga... pero sigo insistiendo: una vez que tú has cogido la aceituna, lo mejor es lo que hay dentro de las almazaras desde el principio, que es el maestro de Molino, el pivote más grande del engranaje que lo mueve todo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios