Camino a ninguna parte

  • Fomento ultima el que probablemente será el único tramo de la A-7 que pueda finalizarse este año · El problema es que no enlaza con ninguno de los ya construidos

Comentarios 1

El tramo Lobres-Guadalfeo perteneciente a la Autovía del Mediterráneo (A-7), que discurre entre los términos municipales de Salobreña y Motril, está más cerca de su conclusión después de que ayer se coronara el viaducto del Guadalfeo que pasa por encima de este río y de la N-323 con un arco ornamental.

Según el diputado del PSOE Manuel Pezzi, este trayecto estará terminado este año. De hecho, es el más avanzado y se encuentra a tan sólo un paso de finalizar su ejecución.

El problema es que no conecta con nada. Al otro lado se encuentra el tramo más atrasado de toda la A-7 (está a menos de un 5% de su ejecución), Taramay-Lobres, que aunque se licitó el mismo año que éste (2005) tuvo que ser modificado por la construcción de dos túneles. En el caso del que está a punto de finalizar, su ejecución ha sido mucho más sencilla. Son apenas 2,35 kilómetros -es el más corto de toda la A-7- en los que la única dificultad ha sido un viaducto de 400 metros de longitud para sortear el río Guadalfeo.

También es uno de los menos costosos. El Consejo de Ministros autorizó la licitación de las obras para la ejecución del tramo Lobres-Guadalfeo en septiembre de 2005. El presupuesto previsto de licitación ascendió a 33,6 millones de euros y el plazo de ejecución era de 32 meses. El presupuesto de adjudicación fue de 19,75 millones.

Cuando a ambos lados estén finalizados los otros tramos sí obtendrá un protagonismo especial. El trazado que se inicia a 0,5 kilómetros al noreste de Lobres deberá conectar con el tramo Tamaray-Lobres, dentro del término de Salobreña. Posteriormente, continuará hacia el este, cruzará el río Guadalfeo y la carretera N-323, entrará en el término municipal de Motril y finalizará a unos 300 metros de su límite, donde conectará con el tramo Guadalfeo-La Gorgoracha. Este último, pese a ser el siguiente más avanzado (está a un 74,58% de ejecución) está paralizado, a la espera de una nueva adjudicación. Hace meses que las obras están paradas, ante las protestas de diversos sectores de la Costa Tropical que sospechan que las fechas se echan encima y el plazo de finalización de la A-7, el año 2012, no es probable.

En el lado oeste quedan pues tan sólo 8,5 kilómetros (aunque muy retrasados) para unir Motril con la provincia de Málaga, hacia el norte, el tramo conectará con La Gorgoracha y la A-44 (Granada-Motril), poniendo en funcionamiento la famosa 'Y' invertida. En el este, enlazará con el Puerto de Motril y con Almería.

El tramo dispone al final del trazado de un enlace con la CN-323 actual para acceder a Motril y Salobreña y consta de cinco ramales: Dos con la N-323-N-Motril, unidireccionales con un carril, otro en dirección Almería-Motril, unidireccional con un carril desde su inicio hasta el punto kilométrico 0,660 y unidireccional con dos carriles en el resto de su longitud; un cuarto, Almería-N-323N, en una sola dirección también con un carril, y el último, Motril-Almería, unidireccional con un carril desde su inicio hasta el punto kilométrico 0,365 y unidireccional con dos carriles en el resto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios