comarcas

La Costa planta cara a la oruga procesionaria

  • Motril está instalando trampas naturales en los pinos para hacer frente a la plaga, que se ve favorecida por el buen tiempo

El Ayuntamiento ha comenzado a actuar cerca del hospital, en la Huerta de la Condesa y el Cerrillo. El Ayuntamiento ha comenzado a actuar  cerca del hospital, en la Huerta de la Condesa y el Cerrillo.

El Ayuntamiento ha comenzado a actuar cerca del hospital, en la Huerta de la Condesa y el Cerrillo. / rosa fernández

Comentarios 0

Los montes y los espacios públicos ajardinados donde crecen distintas especies de coníferas vuelven a finales de invierno y principios de primavera a padecer plagas de orugas procesionarias, un insecto que, según los expertos, es una de las mayores amenazas para la masa forestal española. El buen tiempo registrado este invierno y las altas temperaturas de las últimas semanas en la Costa han ocasionado la aparición de estas molestas orugas, cuyo roce puede ser muy peligroso para niños y animales domésticos.

Por ello, la Concejalía de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Motril ha iniciado un plan de control contra la oruga procesionaria mediante la instalación de trampas consistentes en un collar que se ciñe al tronco del árbol, y que va equipado con una bajante conectada a una bolsa de plástico que contiene tierra de la zona y acícula de pino. Al descender por el tronco, las orugas se topan en su camino con el collar y son reconducidas hacia la bolsa. Finalmente, su instinto hace que se introduzcan voluntariamente en la bolsa de plástico para enterrarse e iniciar su metamorfosis.

"El peligro de la procesionaria del pino es que están recubiertas de unos pelillos afilados que son casi como dardos y se extienden por todo el cuerpo. Cuando se sienten amenazadas sueltan esas flechas que, al contacto la piel, pueden causar dermatitis, lesiones oculares y fuertes reacciones alérgicas o urticaria", comentó ayer Gloria Chica.

La Concejalía de Parque y Jardines intenta con esta actuación atajar el problema en la medida de lo posible. Y para causar el menor impacto posible, se ha empleado un sistema de captura de la oruga mediante bolsas trampa que resulta "mucho más eficaz que la simple fumigación y que, además, tiene un menor impacto ambiental sobre el entorno", explicó la edil.

Chica subrayó que este mecanismo es completamente natural, no utiliza ningún tipo de producto químico, por lo que es inocua para personas y animales. "Las bolsas están especialmente diseñadas para zonas verdes, parques públicos y áreas al aire libre donde se puedan encontrar pinos". Desde el pasado viernes se han instalado trampas cerca del Hospital Comarcal Santa Ana, en la Huerta de la Condesa y el Cerrillo y el Ayuntamiento espera poder instalar más el alguna otra zona.

También en Almuñécar, atendiendo la solicitud de la dirección del Colegio Público La Santa Cruz, técnicos y operarios del Área de Medio Ambiente del Consistorio sexitano han llevado a cabo una actuación de choque contra la plaga de procesionaria, que ha afectado a varios pinos situados en los jardines ubicados en el patio del citado colegio ante los problemas de salud que estaba provocando en algunas personas. Los operarios, ayudados de medios mecánicos y elevadores, procedieron a la eliminación de ramas afectadas y el correspondiente tratamiento para frenar la citada plaga.

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios