Costas no logra parar un proyecto de viviendas en el límite de la playa de Melicena

  • El alcalde advierte al promotor de que no tiene licencia para movimiento de tierra, una actuación que indigna a los vecinos

Comentarios 6

El objetivo del Ministerio de Medio Ambiente de preservar el litoral español de la presión urbanística de las últimas décadas se ha quedado en una mera declaración de intenciones en lo que respecta a la playa de Melicena, en el municipio de Sorvilán.

Finalmente, el promotor de una urbanización de viviendas y garajes a muy pocos metros de la playa cuenta con todas las autorizaciones en regla. Pese a las protestas de algunos vecinos, tanto el Servicio Provincial de Costas en Granada como la Agencia Andaluza del Agua han certificado que la parcela que linda con el dominio público marítimo no invade el mismo y no está en zona inundable; otra de las muchas denuncias que alegaron sus detractores, entre ellos Los Verdes y Ecologistas en Acción, quienes alertaron del peligro que suponía el hecho de que el terreno se hubiese ganado al mar tras las sucesivas riadas de la rambla.

Lo cierto es que dicho terreno se encuentra en suelo urbano desde las normas de 1979 y ya cuenta con autorización por parte de la Consejería de Medio Ambiente para la construcción de la citada urbanización. Tan sólo está a falta de la licencia de obra según explicó el alcalde socialista Matías Rodríguez, quien no obstante firmó el pasado martes un decreto dirigido al promotor Miguel Aranda para que cese los trabajos de movimientos de tierra que viene efectuando en el solar al no contar con licencia. El empresario explicó que iniciará la construcción cuando pase la crisis inmobiliaria. Indicó que tan sólo está procediendo a limpiar el solar, cuya arena está depositando a pie de playa previa autorización de Costas, dado que el último temporal se ha comido parte del litoral. Los vecinos denunciaron que en dicho lugar había antes un invernadero por lo que la tierra que se está depositando puede contener toxinas. El promotor sostiene que sus opositores son vecinos a los que su urbanización tapara sus vistas al mar, de ahí las continuas trabas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios