La Junta prohíbe a los dueños de chiringuitos asar sardinas en la playa

  • El sector se queja porque asegura que tenía la palabra de Medio Ambiente de que les respetaría y cree que la medida les discrimina frente al resto de Andalucía

Comentarios 5

Los dueños de los chiringuitos de la costa granadina recibieron ayer oficialmente las resoluciones de la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en la que se les prohíbe asar sardinas en la playa. Así lo aseguró el presidente de la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical, Francisco Trujillo, quien mostró su indignación ante esta comunicación.

"No lo entiendo, la semana pasada ya me lo dijeron extraoficialmente, pero he preferido esperar a que llegará la comunicación oficial", relató el empresario.

Si el año pasado fue la Dirección General de Costas quien les denegó la autorización de esta práctica e incluso sancionó a más de una veintena de establecimientos con multas entre los 2.000 y 3.000 euros, este año, los chiringuiteros confiaban en que con el cambio de competencias en la gestión y la ordenación del litoral, que el pasado 1 de abril permitió a la Junta asumir las competencias de estos negocios de playa, la Delegación de Medio Ambiente tuviera una mayor sensibilidad con ellos.

Así, recuerdan cómo incluso el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, exteriorizó el apoyo al sector degustando este pescado en una playa de Fuengirola, y que en reiteradas ocasiones el consejero Luciano Alonso ha dicho que "los chiringuitos son al ambiente lo que las tapas son al sabor, ambos son referentes de la identidad andaluza", y que "nuestros productos gastronómicos, la forma de prepararlos y la singularidad de nuestros establecimientos son un símbolo de la autenticidad del destino". Esas palabras las tienen bien grabadas los chiringuiteros.

Trujillo recordó también que el delegado provincial de Medio Ambiente en Málaga, Francisco Fernández España, aseguró "que desde la Consejería de Medio Ambiente se garantizará la seguridad jurídica del sector. Las playas de la provincia son uno de los pilares de desarrollo más importantes y la Junta trabajará para dar seguridad a los empresarios de playas siempre con el firme cumplimiento de la ley".

Por ello, el empresario señala que no entiende por qué ahora Medio Ambiente en Granada les deniega la autorización: "¿por qué en el resto de provincias de Andalucía se permite y aquí no?" La Herradura dista de Nerja escasos 10 kilómetros, allí se autorizan y aquí no. Trujillo señala que esto "resta competitividad a los establecimientos de playa, ya no ponen piedras, ahora con este trato discriminatorio ponen rocas en el camino de los chiringuitos para impedir su desarrollo, parece que hay una mano negra en la provincia de Granada", se queja.

Trujillo confía en que se trate de un malentendido, "ya que el año pasado tuvimos que recurrir a Madrid para que la directora nos diera la razón que Costas en Granada les negaba. Aquí nos toman a cachondeo y se ríen de nosotros", subrayó.

Anunció que ya ha pedido una reunión con carácter de urgencia con la Consejería de Medio Ambiente. "Si mañana me recibe el consejero me voy a Sevilla, porque él en persona nos explicó que en el ánimo de la Junta no estaba llegar poniendo multas".

Tampoco descartó otro tipo de movilizaciones, como acudir de nuevo a Madrid para que a sus establecimientos se les trate en igualdad de condiciones que el resto de locales de Andalucía, máxime cuando la temporada veraniega y los mayores rendimientos del año están en juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios